Mi gran amigo Woody

¿Sabéis esa sensación de ahogo…como si tuvieras algo oprimiéndote el pecho y no te permitiera respirar con normalidad?

Es una sensación que no te deja pensar, ni actuar ni ser tu misma. Es un quiero y no puedo. Eres consciente de lo que te pasa y de cual sería la solución. Pero te oprimen, te mantienen paralizada y no te dejan actuar.  Te desgastas en el intento de escapar y no consigues nada, ni una pequeña esperanza para salir de donde estas metida y ver la luz que te permitirá oler y sentir el aire fresco de la libertad.

Sí señor, así me siento. Me siento anulada. Me siento obligada a todo lo que hago en mi vida. La gran mayoría de mis días están exentos de ilusión y de ganas por seguir adelante. Y cuando todo eso aparece y viene a mi, me cuesta asimilarlo y ese miedo a perder de nuevo esas sensaciones que tan bien me hacen sentir cuando las tengo, me provoca eso mismo: su pérdida otra vez. Y vuelvo a los días oscuros. A esos en los que la creatividad y las ganas de hacer y conocer cosas nuevas desaparecen. A esos en los que el amor no llama a la puerta o te da la espalda.

Sin embargo, hay algo que me encantaría hacer. Pero necesito valor, reunir esa fuerza para llevarlo a cabo. Olvidarme de todo, dejar atrás obligaciones, olvidarme de los demás y empezar a pensar en mí misma. Lo intento cada día que me levanto, pero todo lo que me ahoga es más fuerte.

No es que yo no sea positiva y no crea en mi, pero cuando esto se alarga tanto y por mucho que quieres salir no lo consigues, el desánimo es insostenible.

Hay una película, “Come Reza Ama”, que me permite, durante 130 minutos creer en que hay una salida que podría estar a mi alcance y que me ayudaría a encontrarme y a encontrar mis ilusiones y metas pérdidas. Durante 130 minutos pienso que se puede se puede dejar todo, empezar de 0, descubrir cosas nuevas y maravillarse con lo que nos rodea. Creo que puedo volar, o desvanecerme, sin que nadie se dé cuenta, ni me echen de menos, sin pensar en que alguien sufrirá en mi ausencia, y aparecer en tierras donde la naturaleza y la energía confluyen proporcionándome toda esa calma y libertad de ansío.

Hay una escena en concreto que me encanta y que describe de una manera tan exquisita la situación en la que yo misma me encuentro inmersa, que me abruma y descontrola todos estos sentimientos. Me quedo paralizada físicamente pero por dentro experimento un torbellino de emociones incontrolable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s