La mala costumbre.

Este tipo de pensamientos deberían de invadir nuestras mentes, nuestros días y nuestras relaciones. No estaría de más perder las malas costumbres y empezar a adquirir nuevas. A vivir, a reír, a soñar, a querer y a emocionarse. Emoción es lo que he sentido al leer este relato que me ha llegado tan hondo que he decidido compartirlo, para que por pocos que seáis los que me leéis por ahora (soñar), podamos hacer un poquito mejor el mundo que nos rodea entre todos.
Es tiempo de reflexión y de permitirse el lujo de vivir y dejar vivir, de amar y dejar que te amen, de sentir y hacer que sientan, de ser mejor persona y dejar de hacer daño, porque nadie es perfecto, nadie es imprescindible, pero todo el mundo puede ser maravilloso. Juzga siempre para bien, que para hacer el mal a otros ya tenemos una larga historia de delincuentes, maleantes y demás monstruos sociales.
Me ha encantado Irina, de verdad, gracias ❤

El rincón de floricienta

tumblr_matis8v2p91r9mng0o1_500 La mayoría de nosotros vive pensando que esto será eterno. Que somos inmortales y que las desgracias solo le pasan al de al lado. Vivimos inmersos en una ignorancia que nos hace débiles y solo lamentamos lo ocurrido cuando ya es demasiado tarde.

Y es que…

Tenemos la mala costumbre de dejar para luego, de reír poco y de querer hacerlo mañana. Tenemos la mala costumbre de echar de menos, en lugar de hacerlo de más. La mala costumbre de usar los luegos y no los ahoras. Luego te llamo, luego te escribo, luego te contesto, luego nos vemos. Y obviamente nunca llamó, nunca escribió, nunca contestó y nunca fue visto. Tenemos la mala costumbre de querer tarde. De valorar tarde. De pedir perdón demasiado pronto. Debería haber un número máximo de perdones. Perdonar nos hace grandes, de acuerdo, pero cuando tienes que perdonar todos los días, al final…

Ver la entrada original 894 palabras más

Anuncios

2 thoughts on “La mala costumbre.

  1. El relato te lleva a una inquietante reflexión, con la que estoy de acuerdo. Pasamos los años de nuestras vidas sumergidos en una monotonía gris que nos endurece el alma; no disfrutamos de el gran sabor de la vida.
    Buena entrada, un saludo.

    Me gusta

    1. Y el primer paso para dejar de hacer eso que hemos convertido en una costumbre, es darse cuenta. Ahora sólo nos queda empezar de cero y quitar la mala hierba que asola nuestro día a día para llenar de color y felicidad el resto del tiempo que nos queda….ojo! Que no es poco! 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s