El momento

Bailar, bailar y bailar aun más. Toda la noche. Una copa, otra copa, un chupito. Risas, bromas. Ese momento en el que solo bailas. Luces parpadeantes, la música a todo volumen. La notas correr por tus venas, está dentro de ti, la sientes. Bailar. Los pies te laten del dolor de los tacones. Pero tienes una Heineken en la mano. Sigues bailando. Vueltas, subir, bajar, mueve tu cucu, bailar. Esa luz en el momento de subidón. Es esa luz la clave. Pasas de bailar a saltar. Y al final bailas saltando moviendo el culo todo lo que puedes y más. Pero es bailar. Los tacones te están matando pero mientras la música no pare y la luz deje de parpadear, tu bailas. Y bailas, y bebes, y te recoges el pelo. Sonreír, mirar, un guiño, otra sonrisa, y seguir bailando.

Luz, silencio, pitido en tus orejas y dolor intenso en los pies. Como si te estuvieras clavando mil y un cristalitos. Solo sientes los pies y oyes un pitido. Toda la intensidad de la música de hace unos minutos se transforma en dolor y un estridente piiiiiiiiiiii…. Necesitas salir. La chaqueta, la masa, la puerta, luz. Luz y frío. Mucho frío. Tu chaqueta antes abrigaba, ¿qué pasa ahora? Luz y frío. Y los pies. No puedes andar. Quieres pero no puedes. Cada paso que das notas el dolor de la planta del pie. Pero eres una señorita. Una señorita que baila saltando con tacones. Así que menos quejarse y busca un taxi. Pero si tus pies pudieran hablar… chillarían de dolor. Un taxi. ¡Nos vemos! No puedo más.

Buscando una luz verde en tres, dos, uno… allí! No, a la parada de taxi. 10 metros entre un taxi calentito y tu. Y tus pies. Vamos a ello. 10 metros no son nada. Son por joder. Así funcionan los taxistas. La carretera es suya y al parecer tu sufrimiento por los pies también. Ya estás. Has llegado. El taxi te está esperando. Solo dos pasos más. Ay!… Ay! Notas como empieza la rampa en los deditos de los pies. Abres la puerta del taxi. Te tambaleas sobre los tacones y pum! caes sobre el asiento de atrás. Tus pies aplauden. Sí, es que ya no escuchas el pitido, ahora solo existen tus pies y tu. A mi casa por favor.

Te quitas los tacones, total es salir del taxi y entrar en el portal. Tiras la cabeza hacia atrás. Te relajas. Toqueteas el dedito gordo. Está mal visto, pero no lo puedes evitar. Que gusto. Un poquito más para arriba. En la planta. Ahí, ahí. Buenísimo. Dedo gordo. El de al lado. El otro. La planta otra vez. Ahí. Miras por la ventanilla. El contador no para de subir. Cada día lo ponen más caro. Buff… ahí, ahí. Ya estoy llegando. Ahora el otro. Mmmmh. Mis pies. Estos tacones no me los pongo más. No. Me niego. Que dolor. Son 13 €. Vaya hombre. No podían ser 10€ y así me quedo con 10€ redondos para la semana. Buenos días.

Los pies vuelven al suelo con todo tu peso sobre ellos. Miras el portal. Ya estás. Está fresquito. No está tan mal. Si ando apoyando la parte externa del pie llego arriba sin problemas. Ay, ay, ay… llave. ¿Y mi llave? Ya la he liado. Ah no… el bolsillo de fuera. Aquí. Atiiiina… atiiiiina… Abres la puerta. Ascensor. Tercer piso. Espejo. ¡¿Esta es mi cara?! Atiiina… atiiina… Abres la puerta. Sueltas los zapatos de tacón de la muerte y el infierno en vida. Sueltas el bolso al lado. Cierras la puerta. La llave. El cerrojo. El seguro. Todo. No vas tan mal. Si te acuerdas de cerrar, es que no vas tan mal. Miras hacía allí. En unos 6 metros está. Tu cama. Solo 6 m más. Vas quitándote la camiseta. El pantalón. Las medias. El sujetador. Paras en el baño. Pis. Camiseta del pijama. Ya te desmaquillas mañana. Si eso. Apagas luz. Mano en la pared. La primera puerta es la tuya.

Entras en tu habitación. Luz. Bajada de persiana. Cojines al suelo. Mandas un beso. Abres la cama. Apagas la luz. Empieza el momento. Pones una mano en el colchón. La otra. La rodilla. Apoyas la cabeza en la almohada. La otra rodilla. Estiras las piernas bajo el edredón. Estás sobre un costado. Movimiento de cadera. Recoges rodillas. Postura fetal. Cierras los ojos.

Ese es el momento

Anuncios

2 thoughts on “El momento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s