Antes de dormir

Las palabras. Esas compañeras que infravaloramos. Eclipsadas por refranes del tipo “del dicho al hecho hay un trecho” o “vale más un gesto que mil palabras”. Esa herramienta de la que desconocemos muchas veces el poder que tiene. ¿Pero cuántas veces no hemos escuchado hablar del poder de la oratoria? Miles. ¿Y cuántas veces lo hemos subestimado o sobreestimado? Más que miles. Pero esa oratoria de la que tanto oímos hablar, que adjudicamos a políticos, ponentes, profesores, y aplaudimos y halagamos porque “Oye, que bien habla”, la pasamos por alto en nuestro día a día.

Utilizar bien las palabras para expresar lo que queremos decir es, cuanto menos, importantísimo. Si, además, les damos buen uso en momentos concretos, podemos conseguir lo que nos propongamos. Solo hay que pararse un segundo y pensar qué queremos decir, cómo, cuándo, a quién, que esperamos conseguir con ello y las consecuencias que acarrea, para bien o para mal. Intentar que sean palabras sinceras, de corazón, y aunque puedan hacer daño por lo que significa, que se digan con la mayor asertividad y empatía posible.

Por contra y a la par, utilizar ciertas palabras en momentos de tensión, de furia, de estrés, ira, tristeza, enfado… esos momentos en que, por tu (mi) propia condición de persona imperfecta, no controlas los gestos, una palabra mal dicha o inapropiada o que no sientes del todo (si dices algo es porque lo sientes/piensas/has sentido/pensado aunque sea sólo un poquito), puedes resultar demoledor/a para tu interlocutor.

Pensar un segundo con quien estas hablando, la importancia que tiene esa persona para ti y,la quieras o no, tener en cuenta sus sentimientos, puede ser complicado pero no imposible.

Siempre nos dicen que no esperemos nada de nadie, pero hay ciertas personas en la vida de cada uno que es difícil no esperar nada de ellas, como tu padre, tu madre, tu hermana, tu familia en general. Pero no es imposible, podemos intentar no esperar nada de ellos, conseguirlo y, encima y para bien, sorprendernos con lo que nos ofrezcan. El hecho de que sea tu familia, más o menos directa, no es sinónimo o consecuencia de conocimiento total de la persona. A veces, como “somos familia” ni nos preocupamos por conocernos como lo hacemos con nuestros amigos/as, no somos capaces de darnos cuenta de sus cambios y su evolución, de sus intereses, de sus necesidades y eso nos lleva a pensar y decir cosas horribles en las discusiones (que en toda casa de vecino ocurren, esta claro). Esas veces en que “por ser familia” nos despreocupamos de quien más deberíamos no hacerlo, frenamos su desarrollo de querer ser mejor persona y no valoramos como se merece todo su trabajo personal, no encuentra el apoyo que necesita para conseguir el éxito interno que busca y extrapolará a toda su vida y entorno, y no nos damos cuenta del daño que le hacemos a los únicos que no elegimos pero que darían la vida por nosotros. Aunque nos hayamos creado la falacia de que no nos quieren o nos valoran o nos admiran.

Si algo he aprendido este año es la importancia de las palabras. Lo necesario que es escuchar con el corazón y, en esta era digital, aunque suene cursi, leer con el alma. Lo profundo que puede llegar un “te quiero” telefónico y lo necesario que se hace un “lo siento, me gustaría saber qué te pasa o como puedo ayudarte”. Puedes intentar usar las palabras para aparentar, pero nunca serán sinceras, y eso se nota.

Muchas palabras juntas
Muchas palabras juntas
Palabras desde el corazón.
Palabras desde el corazón.
Palabras de una amiga dichas en un momento más que necesario
Palabras de una amiga dichas en un momento más que necesario
Palabras en paredes de Málaga. Preciosa iniciativa.
Palabras en paredes de Málaga. Preciosa iniciativa.
Palabras en paredes de Málaga. Preciosa iniciativa.
Palabras en paredes de Málaga. Preciosa iniciativa.

 

Anuncios

3 thoughts on “Antes de dormir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s