Contextualizando

​”Él y otros, se fueron de la realidad y la verdad, todos decimos, hablamos, opinamos y aguantamos con criterio y argumentos, porque los tenemos. Otros, sin argumentos para defender sus opiniones y criterios, optan por” huir”, para no dejarse convencer”.

Esto se ha dicho en un grupo de WhatsApp donde una persona, la que firma estas palabras, no deja de compartir “la verdad”. Una “verdad” plagada de opiniones retrógradas (xenofobia, homofòbia, machismo, maltrato animal), de esas que ahora están provocando una violencia desmedida en nuestro país pues no dejan lugar para el diálogo pero sí para ponernos cara al sol. 

La cuestión es que los que se han ido del grupo, en la mayoría de ocasiones, son personas a las que les afecta directamente eso que está persona comparte. Ya sea porque se encuentran en una minoria luchadora o porque hablan otro idioma además del castellano o porque no soportan la idea de que un animal muera de manera lucrativa a base de pinchazos. 

Esta persona dice que los que se van del grupo “huyen” porque no tienen argumentos para rebatirle “la verdad” y dejarse convencer (¿quién  tiene la necesidad de convencer sobre algo a otro? Me pregunto). Sin embargo, nosotros nos hemos ido del grupo porque estamos hartos de la violencia de sus palabras y de que, cuando le hemos rebatido, nos ha contestado de muy malas maneras, tratándonos de ignorantes, incoherentes y cobardes. Como poco… será que no usamos camisas nuevas o algo. 

Lo que más pena me da es que esta persona no se da cuenta de que podemos contextualizar lo que está pasando en España a este grupo de WhatsApp y que está rompiendo una unidad, en la que yo, al menos, era feliz, por su propia anarquía. Anarquía ofensiva a los mismos miembros del grupo, anarquía que considera una “verdad” absoluta e indiscutible que todos y cada uno de nosotros debería seguir. ¿Os suena de algo? ¿De algo de allá por el 36?

Este mismo año una persona me dijo que las opiniones no eran respetables, que lo respetable son las personas. Ha llegado un momento que la ofensa se ha hecho tan acusada a varios miembros de este grupo del que os hablo, que es imposible seguir respetando a la persona que emite semejantes opiniones y juicios sobre temas que ofenden y atentan directamente con miembros de la unidad que formaba el grupo de WhatsApp. 

Igual diciendo vía 3.0 (que se ve que es lo que entiende) que no pienso retractarme ni discutir, que condeno lo que esta persona está haciendo al grupo y a lo que significa para mi y mi confianza hacia él ha desaparecido, dejo de ser una cobarde.

En fin, ¿qué le vamos a hacer?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s