Mi amor la literatura

No es tan simple

Vuelvo a Coelho. Me enganchó hace unos 6 años y lo ha vuelto a hacer. Estoy releyendo todos sus libros de nuevo. No sé, me da ese toque de tranquilidad de cuando pienso que cada día estoy más loca. No es que esté más loca, es que las cosas no son tan simples como nos intenta decir la gente que nos rodea cuando nos ve bloqueados o como vende Mr. Wonderful.

Las cosas son más profundas. Cosas como término general para todo. T O D O. Últimamente creo, como Sidharta, el personaje del último libro que me he leído (altamente recomendable), que hay que sentir, admirar, valorar, contemplar y meditar sobre todo lo que hacemos, pensamos, decimos y nos rodea, para vivir plenamente. No soy yo mucho de religiones, pero cada día y con más fuerza me va pareciendo el budismo como una religión bien.

En fin, que no me quiero ir por las ramas. La idea que quiero transmitir es que la profundidad de las COSAS hay que valorarla y enfrentarla, aprender de ella, meditar sobre las opciones que nos da y no creerse una loca por ello, porque todo lo que nos ocurre en nuestra vida moldea y esculpe la persona en la que nos convertimos en nuestra vejez.

Y tu, quieres ser una escultura llena de detalles, grietas, arrugas, formas, llena de experiencias, o prefieres ser un jarroncito para flores?

Y la catedral lo resistía todo.

Camino por su esqueleto, viendo las reformas actuales: esta vez, los arquitectos garantizan que han encontrado la mejor solución. Hay andamios y refuerzos de metal por todas partes, grandes teorías sobre los pasos futuros y algunas críticas a lo que se hizo en el pasado. 

Y de repente, en medio de la nave central, me doy cuenta de algo muy importante: la catedral soy yo, es cada uno de nosotros. Vamos creciendo, cambiando de forma, nos abordan algunas debilidades que deben ser corregidas, no siempre escogemos la mejor solución, pero a pesar de todo seguimos adelante, intentando mantenernos erguidos, correctos, de modo que honremos no a las paredes, ni a las puertas o a las ventanas, sino al espacio vacío que esta allí dentro, el espacio en el que adoramos y veneramos aquello que nos es querido e importante. 

El Zahir. Paulo Coelho.

 

A mí me parece que es bien que la expresión de mi cara y de mi mirada vaya cambiando con el tiempo y las experiencias, convirtiéndome en una persona cada vez más completa y que moldea todo lo que le ocurre para tener una escultura llena de matices.

 

Me inspiras

No es la primera vez que leo El Alquimista de Coelho. No es la primera vez que algunas de sus citas me llegan bien hondo. Sin embargo, sí que es la primera vez que estoy leyendo este cuento y de verdad lo entiendo. De verdad estoy captando la esencia de lo que quiere decir el escritor brasileño. Muchas cosas de las que leo pienso “venga ya, demasiada fe tiene este hombre”, pero luego pienso un poco, intento buscar historias, mías o ajenas, en las que pueda ver ejemplos de todas las enseñanzas positivas que tiene este libro.
Tu historia Personal

Es curioso que durante toda nuestra vida conocemos a centenares de personas. Algunas se quedan y te acompañan siempre, otras están de paso, muchas las guardamos en nuestros corazones, estén o no, algunas intentan quedarse a las malas y acabas echándolas y otras tantas, simplemente, desaparecen por donde han venido. Todas las personas que forman parte de nuestra vida o de un momento de ella, todas, nos enseñan tantas cosas que no podemos abarcarlas todas. Es por esto que a veces tropezamos con la misma piedra y cometemos muchos errores que habíamos cometido en el pasado. Es, también, por esto, que cada vez las personas que forman parte de nuestra vida tienen más calidad, nos aportan mucho más de lo que necesitamos y nos ayudan a evitar aquello que nos hace daño. Es curioso, por otra parte, como llega un momento de nuestra vida en el que decidimos de quién queremos aprender cosas. No vamos al libre albedrío intentando captar enseñanzas de cualquiera que pase, sino que seleccionamos a aquellos de quién queremos aprender, ya sea que estén de paso o que vayan en nuestro barco, para no cometer más errores de los necesarios.

La verdad es que no sé si voy rápido en esto de seleccionar a aquellas personas de quién quiero seguir aprendiendo, o voy lenta, o aún no tengo esa capacidad. Sí que sé que soy muy sensible a la esencia de las personas, y por ahora voy sintiendo quien tiene una esencia agradable a mis sentidos y quien desprende algo más parecido a “El perfume”, que me intoxica, me obsesiona y absorbe mi energía y mi razón. No estoy segura de estar aprendiendo tanto de lo bueno como de lo malo de las personas que pasan por mi vida, pero sí que estoy muy segura de que hay unas cuantas, no muchas, que me inspiran a seguir creyendo en el poder de la gente, en la imposición del bien contra el mal y en el poder del Universo y del Karma cuando se ponen de tu lado porque lo que quieres conseguir lo quieres desde el corazón y con las mejores intenciones.

Hay una persona, dentro de este grupo de gente, que me inspira y me hace querer ser mejor persona, que destaca un poquito más. Despierta en mí gran admiración, le deseo todo lo mejor y es la que me ayuda, sin saberlo, a entender el mensaje de Coelho en “El Alquimista”. Sabiendo esto, tu ves a esta personita por la calle, y no dirías que tiene esa fuerza, no te creerías la capacidad de devolverte las ganas de luchar y de vivir que tiene. Es menudita, muy sonriente y nerviosa a la hora de hablar. Inteligente como ella sola y amable, humilde, positiva y fuerte. Este último año, he tenido la oportunidad de ver cómo ha superado, con creces, retos físicos que ni ella misma se creía que podría llegar a conseguir, pero gracias a los cuales ha reforzado su éxito de manera que se propone nuevos retos que, oye, ¡parecen pan comido! He visto cómo ha ido descubriendo nuevos mundos en los que se ha podido amoldar desde el primer día a la perfección.

¿Cómo lo hace? Me pregunto yo a cada cosa nueva que me cuenta. ¿Cómo tiene esa capacidad de conocer gente, hacer amigos y disfrutar tanto? Muchas veces, mi trabajo personal consiste en ser un poquito más como ella y olvidarme de esa parte de mí, que está escondida pero su presencia es ineludible, que me hace ser algo que no quiero ser.

No todo va a ser filosofear... Algunas de mis  mejores sonrisas, son todas tuyas!!!

No todo va a ser filosofear… Algunas de mis mejores sonrisas, son todas tuyas!!!

Tuvo un momento de indecisión, de no saber qué hacer, y cómo lo solucionó es algo que, a día de hoy y considerándome parte de esa solución, no puedo creerme, pero que lo aplaudo de pie y bailando. Su solución no fue una, sino dos, que además están relacionadas de manera que una va a aportarle mucho a la otra. Por una parte, ha emprendido una empresa cuyo mensaje posiblemente llegue a todo el que la descubra. Ha creado ella solita LeanSelf Coaching, que más que decir sobre la empresa, prefiero que el lector la conozca. Por otra parte, se va. Se pira. Pilla su mochila y el día 1 de Junio se va a Asia. A aprender, a conocer, a soñar, a reflexionar, meditar, en fin, a vivir su Historia Personal.

Con todo lo chiquitita que pareces, eres muy, demasiado, grande.

Irene, así se llama la persona en la que veo reflejada cada palabra de “El Alquimista” y a la que le deseo toda la suerte del mundo. Aunque, como he citado al principio, cuando deseas algo como lo desea Irene y cuando persigues tu Historia Personal como la persigue Irene, la suerte, el universo, la tierra y el Alma del Mundo se ponen totalmente de tu lado. Y, desde aquí, quiero mandarle un mensaje a mi amiga: las fuerzas misteriosas que te tienen que aparecer en tu camino, no lo van a hacer cuando estés en Asia como ya has podido comprobar, pero ya sabes que, aunque parecen malas, solo están poniendo a prueba tu fuerza y tu voluntad, no te pongas nerviosa, no tengas miedo del malo, no te preocupes porque sólo es un entrenamiento para tu gran viaje, porque con todo lo chiquitita que pareces, eres muy, demasiado, grande.

Para acabar, dejo esta cita tanto para mi amiga, que la veo totalmente reflejada y descrita en ella, como para todo el que esté un poco perdido en otro momento que no sea éste.

la vida es una fiesta

 

San Jordi … por fin

Sí, ya sé que han pasado como 5 días desde que las redes sociales se llenaron de gráficas chulísimas (*) y se celebró uno de los días que más merecen ser celebrados (al menos en lo que a mi lectora friki interior se refiere): San Jordi.

Dia del Libro 2014

Es una fiesta tradicional que empezó en tierras catalanas (adoptada también como propia en países como Inglaterra, Portugal o Gracia) pero que se ha extendido por todo el mundo, lo cual a mí me parece que es una maravilla, la verdad. Se celebra desde el siglo XV (siglo por excelencia en mis novelas favoritas) para conmemorar la hazaña del patrón de Cataluña, San Jordi, héroe protector que salvó a la princesa del dragón (para variar, el bien sobre el mal, la princesa salvada, y esos estereotipos). El caso es que, estereotipos machistas/feministas a parte, es un día que celebra el amor y la cultura, lo cual parece que en España está volviendo a aflorar en una lucha contra el mal que ha hecho Telecirco (similar a lo que pasó en los 90 con la moda…).  Para celebrar este día se regala una única rosa con una espiga de trigo a la dama y un libro al amado. Bueno, los tiempos cambian.

Día del Libro 2014

Lo que más me gusta de este día, declarado Día Mundial del Libro en 1995 por la UNESCO, es como se llenan las calles de ferias del libro y como, aunque la tecnología embarga nuestros días, seguimos apreciando, valorando y amando el arte de la literatura y su forma en papel. Como nos encantamos con el olor de un libro nuevo, su tacto, su presencia en nuestra vida, y como, además, nos maravillamos con los libros antiguos y las historias que han podido vivir.

Día del Libro 2014

Sant Jordi además indica el comienzo de la primavera. Insta a pasear por la ciudad y disfrutar de los actos de fiesta que se dan por las calles, reivindicando la cultura y el comercio que tanta falta hace. En Valencia, para celebrar la entrada de la primavera tenemos las Fallas (que vivo desde que nací, el 19 de marzo de un año que no voy a decir por aquí), en Sevilla, la feria de abril, y en Cataluña, el Día del Libro. Fiesta, color, baile, alegría, música, tradición y literatura. Esas cosas que le dan chispa a  mi vida. Esas ciudades en las que tengo a mi familia y mis raíces. ¿Es o no es para emocionarse?

Día del Libro 2014

No es que me encante, por otra parte, el tema de la rosa (uno, soy alérgica, dos, no me gustan), pero que me regalen un libro en este día de los enamorados por la literatura, que para mí le quita totalmente el protagonismo a San Valentín, era algo que siempre me había ilusionado hasta límites insospechados (**). Este año, lo he vivido. No creo que sea nada materialista. Simplemente me hacía gozo que alguien valorara mi hobby por excelencia. Y por fin alguien lo ha hecho. Y no puedo por más que agradecer estos detalles que me alucinan y me propulsan directamente hacia una nube de felicidad que nunca antes había tenido la oportunidad de disfrutar.

Dia del Libro 2014

“Guía del autoestopista galáctico” (***) es el libro que me ha regalado. Sí, ya sé lo que pensáis, pero estas cosas son las que nos hacen estar cerca aunque nos encontremos a 1124 km de distancia.

Yo también tengo mi propia gráfica... <3

Yo también tengo mi propia gráfica… ❤

(*) Os dejo unas poquitas de las que más me han gustado de artistas como Agustina Guerrero, Super Británico, Buenos Momentos, Hepburina, Mr. Wonderful, y alguno más que he visto por Facebook pero que no me acuerdo de su nombre.
(**) Frase que tenía que poner necesariamente en este post ya que es un ítem en cualquier novela que se precie.
(***) Próxima reseña