currículum vitae

Más difícil de derribar que el de Berlín

Me quedan 2 meses para acabar el Grado de Comunicación y RRPP por la Escuela de Negocios ESIC Valencia (product placement). He trabajado 2 años de prácticas, las correspondientes a los créditos obligatorios y el resto voluntarias. He hecho/estudiado el grado con tesón, pasión, mucha ilusión (todo acabado en “ón”), alegría por verme encaminada por fin (antes hice 4 años de Arquitectura Técnica y el CF de Fotografía Artística desde donde tuve mi primer contacto con la Publicidad y la Comunicación Audiovisual) y con una actitud por mi futuro que desborda de optimismo.

Cuando haces algo que te gusta, le ves futuro, salida, lo que sea, pero estás segura (bueno, casi) de que vas a poder vivir de ello. Estás casi (bueno, del todo) segura de que pase lo que pase ya te buscarás las cosquillas, te sacarás las castañas del fuego, ya te lo guisarás y te lo comerás, vamos, que ya te apañarás para que esos estudios para los que tanto empeño y esfuerzo has puesto te sirvan para no tener que vivir del cuento o acabar en algún trabajo similar al de Charles Chaplin en Tiempos Modernos.

Pero, en todo el proceso de formación profesional y personal referente a lo que te gusta hay algo en lo que no te paras a pensar. No eres consciente de ello hasta el último año de carrera (de grado), cuando te queda, como dice mi madre, “na y menos” para acabar y salir a los leones. Y es ahí, en medio del Coliseum del mundo laboral donde te das cuenta de que hay una barrera que tienes que superar. La más grande de todas. El muro de Berlín se queda corto a su lado. Esa barrera que desde que, buscaste con 16 años tu primer trabajo cuya máxima dificultad fuera poner cafés, te persigue. Hagas lo que hagas y te reinventes o no, ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo, la barrera del copón:

“Experiencia mínima”

MURO_DE_BERLIN

Sí, estimados futuros graduados, esta barrera es la más difícil de todas. A no ser que vayas a emprender o tengas enchufe o seas de esas personas que nacen con estrella. Para el resto de mortales, no tenemos más que buscar caminos alternativos o crear escaleras profesionales que nos ayuden a superarla para optar al trabajo de nuestros sueños.

Necesito que me expliquen por qué tanto empeño en buscar a Dumbledores, Gandalfs, neardentales o Jordis Hurtados para trabajos que necesitan realmente ideas frescas, ganas y talento recién adquirido y/o implementado. “Experiencia mínima 3 años en el sector“, “Experiencia mínima 5 años en el sector”… che! Si no me dejáis trabajar en vuestro sector sin tantos años de f*** experiencia mínima, ¿cómo se supone que voy a adquirirla?

Soy de esas personas que piensan que vale más la calidad que la cantidad, en todos los aspectos de la vida. Por más años de experiencia que tengas en un sector no creo que tengas porqué ser mucho mejor como para quitarle el puesto a alguien como los recién graduados. Con esto no quiero desacreditar el trabajo ni la vida laboral de muchos profesionales que se han quedado en apuros como los recién graduados, sino valorar a los que salimos de la carrera con una mano delante y la otra detrás pero formados para trabajar. Entiendo que en estos tiempos ninguna empresa se quiere pillar los dedos, pero sí que estaría bien que se nos escuchara y se entendiera un poco el lado estudiantil de la historia.

Nosotros, los recién graduados o graduados en apuros, como queráis llamarnos, salimos de la carrera (grado) con ideas frescas, conocimientos en diferentes ámbitos, experiencia en la empresa más grande de nuestra vida gracias a la que hemos podido hacer trabajos sin límites, todavía no conocemos la frustración en su máximo esplendor, somos alegres, pervertidos en nuestros pensamientos, estamos excitados con la idea de trabajar, nuestra motivación roza los límites del frikismo, hemos visto, escuchado, vivido y acudido a todo tipo de conferencias, ponencias, mesas redondas (que no camas…), concursos, briefings… tenemos ansias de conocimiento, ambición sin barreras, somos maleables, competentes y activos, nos han enseñado a ser puntuales, responsables, educados, a luchar por lo que queremos.

En fin, con todo lo que puede aportar una recién graduada a tu empresa, ¿de verdad necesitas una experiencia mínima de 5 años que demuestre su valía?

Como no he sido la primera en reivindicarme sobre el tema, os dejo un cortometrajes sobre el asunto, a ver qué pensáis. No son sobre recién graduados, pero es que el mundo está así.


Y estos para completar.


Joróbate Flanders.

Cómo hacer una infografía de tu currículum

Después de estar unos 4 meses, más o menos, no sé, así una cosa aproximada de tiempo, asistiendo al curso ofrecido en ESIC y organizado por Emilio Llopis sobre marca personal cuyo nombre es “Market You!”, he decidido ponerme a investigar sobre cómo crear una infografía molona de mi CV, aderezarla con color, visibilidad, y que sea un teaser del futuro CV Interactivo que está gestándose con mucho cariño, cual embrión esperado, en mi cabecita.
Indagando he descubierto este blog sobre el Social Media, algo de lo que huyo en mi CV pero que sé que tengo que saber, aprender y tener un mínimo de conocimientos sobre ello, como cuando vas al instituto y tenías que comerte asignaturas que te motivaban menos 1, pues lo mismo. Pero hay que saberlo, no vaya a ser que de repente surja una conversación sobre frases yuxtapuestas entre un grupo de modernos de Ruzafa en el que quieras entrar y la líes.
En fin, que es de agradecer que gente que entiende sobre social media escriba posts tan amenos, de fácil entendimiento, de manera altruista y por amor al arte sobre temas que nos interesa mejorar a los que no entendemos tanto pero somos conscientes de su importancia.
Gracias Marta 🙂
Hoy mismo me pongo con Visualize.me (ole con ole!)

Curiosidades de Social Media

curriculum infografia visualizeme marta morales castillo periodista community manager social media manager Intentar diferenciarse, apostar por la creatividad y aportar un valor añadido a tu marca personal  son tareas que están a la orden del día. El vertiginoso entorno profesional en el que vivimos nos empuja a dar un paso más a la hora de exponer nuestros logros laborales y académicos. En este sentido, convertir tu currículum en una infografía es una buena opción.

Hace ya tiempo había oído hablar de vizualize.me, una aplicación web que te permite mostrar de manera visual tu formación, trayectoria profesional y capacidades. Si bien lleva (demasiado) tiempo en fase beta, permite crear fácilmente una ilustración gráfica de tu perfil profesional. Todo será más rápido si dispones de una cuenta de Linkedin, ya que automáticamente se incluyen los datos, con la posibilidad de modificarlos u ocultarlos.

Ver la entrada original 251 palabras más