inspiracion

Inventando historias #1: Adorable

La primera vez que la vi fue un martes a las 8:45 de la mañana, hace un par de semanas. Ella no se fijó en mi. Seguro que tiene demasiadas cosas en la cabeza, o simplemente ha vivido demasiado y solo le presta atención a lo que todavía le aporta algo nuevo, le despierta esa curiosidad que probablemente ha aprendido a controlar.

Me sorprende. Yo no he aprendido a dejar de mirar cuando algo me llama la atención, ya lo haré.

Es una mujer fuerte, creativa, de buena familia. Ha vivido mucho, épocas en las que la confusión, la incertidumbre y las ganas de cambiar el mundo eran los caballos que movían el carruaje repleto de una sociedad que vivía con miras a un futuro en el que la democracia y la libertad fueran su base, y no el miedo, las reglas y las diferencias marcadas entre ricos y pobres, mujeres y hombres, que la caracterizaban.

Ella pertenecía a una buena familia, pero no como hija, madre o prima. No. Ella era la criada. A ella le contaban los secretos las niñas a las que cuidó desde que nacieron porque su madre estaba muy preocupada en luchar por los derechos de las mujeres y a su padre solo le importaba la política. En las cenas únicamente se hablaba de eso, de lo mal que va todo, “y tu no ayudas, deberías estar cuidando a tus hijas”, “tu eres su padre, necesitan que también estés en casa, y yo no voy a ser la única que las eduque, ¿no?”, “si me hubieras dado un varón no pasaría esto”, “papá, hoy le he ganado el pulso a Juan”, “¿Ves lo que les estas haciendo? Le metes ideas de varón y ellas tienen que aprender a coser, no a luchar”, “Lo siento, me he quedado sin hambre, me voy”.

Ella arropaba a las niñas todas las noches, les contaba cuentos, les pedía que fueran discretas, que no contaran sus planes, porque hay que saber guardar secretos y llevar a cabo los objetivos sin que nadie lo sepa. Si salen, todos se sorprenderán para bien o para mal, si no salen, te lo reprocharán y las mujeres seguiremos siendo el hazmereír, “tenéis que ser discretas niñas”. Las ha educado ella. Gracias a ella son ahora mujeres fuertes que han formado una familia con principios. Pero esa será otra historia. La criada ha hecho un buen trabajo, el trabajo que no hicieron sus padres con ellas.

Ahora la criada está jubilada. Vive su tercera edad como siempre ha querido. Porque ha sido criada sí, pero no tonta. Ella tenía sueños. Ella tenía ambición. Ella marchó de su pueblo a la ciudad para hacer lo que mejor sabía hacer: servir, ayudar, soñar y ser discreta. No tuvo tiempo de novio, de pelar la pava, de casarse y tener sus propias hijas. Para besar santos, le decía la panadera.  Pero ella tenía sus planes, sus secretos, sus metas y objetivos por cumplir que no se los contaría a nadie.

photo-1422015347944-9dd46d16bd0b

La he visto dos veces más. Siempre va de punta en blanco. Claro, sus ahorros al final están sirviendo para algo. Para ella. Porque ahora se preocupa de ella y de nadie más. Ahora viste como quiere, cuanto más color mejor, que ya ha llevado demasiados uniformes negros en su vida. Eso sí, si la falda lleva estampados de varios colores, la camiseta la lleva lisa. Tampoco vamos a abusar, que una nunca deja sus principios de lado, y hay que ser discreta. Va maquillada. Muy guapa sí señor. Sin perder la esencia de esos años de libertad que no pudo disfrutar: labios rojos, eyeliner negro, coloretes, rimmel. Perfecta. Collar de perlas y sombrerito de paja con visera y lazada, que con el calor que hace en Madrid, como para arriesgarse. Zapatos con un poquito de tacón pero cómodos, que tengo que andar un buen trecho. Y una maleta.

Aquí es donde me pierdo. Lleva una maleta. Sube la cuesta de la calle Uruguay de Madrid llevando consigo una maleta que parece pesada. Pero eso no mina su fuerza y sus ganas de ir donde quiera que vaya. De punta en blanco y llevando una maleta. La dirección que lleva es hacia la parada de metro de Columbia, o hacia la de bus, no lo sé. ¿Dónde irá varias veces por semana con una maleta?

Lo que quiero pensar es que está aprovechando su libertad para viajar varias veces por semana, donde sea, coger el metro, perderse, y conocer todo aquello que las 4 paredes donde sirvió durante más 50 años, donde guardó tantos secretos, no le dejaron. Porque nunca es tarde si la dicha es buena.

Es una mujer adorable que me pone de buen humor cada vez que la veo. No sé su historia, me encantaría escucharla. Por ahora, me conformo con imaginármela.

photo-1447005497901-b3e9ee359928

 

 

PS. Algún día le robaré un retrato.

Respira.

Menudo ajetreo de vida llevamos. Vemos tantas personas al día, recibimos tantos estímulos audio visuales y vamos tan rápido de un sitio para otro que, al final, acaba el día, y no te acuerdas de la mitad de cosas que has hecho, visto, sentido, vivido, … Y, así, un día tras otro. Se te va la vida. Lo notas, lo sabes, pero es posible que no te hayas parado a pensar como evitarlo. Por lo que sea. Pero no has parado tu vida 10 minutos para evitar que se te vaya sin darte cuenta. No sé porqué pienso esto hoy, así, tan repentinamente. Será que hay días que me doy cuenta que estoy más cerca de los 30 de lo que me gustaría y mira chica, me da por ahí. Pero, afortunadamente, me paré hace un par de días a pensar cómo vivir más intensamente incluso las rutinas.

Menudo ajetreo de vida llevamos.

Este domingo me enseñaron a respirar. A pararme, al menos 5 veces al día, como las comidas, y respirar. Respirar te ayuda a ser consciente de lo que te rodea, de lo que tienes que hacer, pensar, te ayuda a concentrarte, a sentir más y mejor y, lo más importante, te relaja y te sitúa sobre ti misma para que no te bloquees. Eso que a muchos nos pasa pero que no sabemos identificar. El bloqueo. Ya lo comentaremos otro día.

Es curioso como respirar es lo primero que, supuestamente, aprendes al llegar a la vida. Palmadita en el culete, un buen grito y, ale, dale al H2O nena.

Es más curioso todavía, como siendo lo primero que aprendemos, miles de artistas hacen referencia alguna vez en alguna obra a la necesidad de respirar. Será porque, como dicen los yoguis, lo hacemos fatal. En realidad es como si supiéramos lo mal que lo hacemos y la necesidad que tenemos de hacerlo bien. De, cuando respiramos, sentir de verdad que lo estamos haciendo. No sé si acabo de explicarme.

Palmadita en el culete, un buen grito y, ale, dale al H2O nena. 

Hay miles de tipos de respiraciones, según la necesidad que tengas. No sabría decir cuáles son, vete a una clase de Pranayama o yoga para aprender a respirar y te las cuentan mejor que yo seguro. Solo quería transmitir hoy lo que el domingo me transmitieron a mí en 5 minutos. A mí y a unos cuantos más ojo.

Te sientas, recto, en un sitio tranquilo, cierras los ojos y la boca, dejas las manos sobre tu regazo, relajadas. Siéntate recto pero con los hombros relajados. Esto es muy importante. El mentón un poquito hacia el pecho. Ahora vamos a respirar: inspiras aire por la nariz, llenas primero el abdomen, luego las costillas y por último el pecho, de manera que los hombros se levantan un poquito; retienes un segundo o dos, y empieza la espiración (que no la expiración eh!) en el orden inverso, es decir, pecho, costillas y abdomen, donde meteremos la barriga hacia dentro para sacar el aire residual.  Yo cuento hasta 4 por cada uno, por ahora. Supongo que más adelante serán unos 8 segundos por respiración completa. Lo importante es que hagas, no sé, me lo invento porque me funciona, unas 5 – 10 respiraciones cada vez. ¿Qué te va a quitar? ¿5 minutos de tu día? Bueno, es para mejorar las otras 23:55 horas. Vale la pena, hazme caso. De los 5 procesos de respiración que te aconsejo que hagas al día, guarda uno para cuando te levantas y otro cuando te acuestas. ¡Pero no te duermas antes de acabar el proceso que nos conocemos! Y, lo más importante, olvida todo lo que te rodea y céntrate solamente en ti y en tu respiración.

El resultado es maravilloso, intenso, inspirador, relajante y excitante.

¡Y solo llevo 3 días haciéndolo!

respirar

Aquí os dejo mi última ilustración. Espero que os guste 🙂

Me inspiras

No es la primera vez que leo El Alquimista de Coelho. No es la primera vez que algunas de sus citas me llegan bien hondo. Sin embargo, sí que es la primera vez que estoy leyendo este cuento y de verdad lo entiendo. De verdad estoy captando la esencia de lo que quiere decir el escritor brasileño. Muchas cosas de las que leo pienso “venga ya, demasiada fe tiene este hombre”, pero luego pienso un poco, intento buscar historias, mías o ajenas, en las que pueda ver ejemplos de todas las enseñanzas positivas que tiene este libro.
Tu historia Personal

Es curioso que durante toda nuestra vida conocemos a centenares de personas. Algunas se quedan y te acompañan siempre, otras están de paso, muchas las guardamos en nuestros corazones, estén o no, algunas intentan quedarse a las malas y acabas echándolas y otras tantas, simplemente, desaparecen por donde han venido. Todas las personas que forman parte de nuestra vida o de un momento de ella, todas, nos enseñan tantas cosas que no podemos abarcarlas todas. Es por esto que a veces tropezamos con la misma piedra y cometemos muchos errores que habíamos cometido en el pasado. Es, también, por esto, que cada vez las personas que forman parte de nuestra vida tienen más calidad, nos aportan mucho más de lo que necesitamos y nos ayudan a evitar aquello que nos hace daño. Es curioso, por otra parte, como llega un momento de nuestra vida en el que decidimos de quién queremos aprender cosas. No vamos al libre albedrío intentando captar enseñanzas de cualquiera que pase, sino que seleccionamos a aquellos de quién queremos aprender, ya sea que estén de paso o que vayan en nuestro barco, para no cometer más errores de los necesarios.

La verdad es que no sé si voy rápido en esto de seleccionar a aquellas personas de quién quiero seguir aprendiendo, o voy lenta, o aún no tengo esa capacidad. Sí que sé que soy muy sensible a la esencia de las personas, y por ahora voy sintiendo quien tiene una esencia agradable a mis sentidos y quien desprende algo más parecido a “El perfume”, que me intoxica, me obsesiona y absorbe mi energía y mi razón. No estoy segura de estar aprendiendo tanto de lo bueno como de lo malo de las personas que pasan por mi vida, pero sí que estoy muy segura de que hay unas cuantas, no muchas, que me inspiran a seguir creyendo en el poder de la gente, en la imposición del bien contra el mal y en el poder del Universo y del Karma cuando se ponen de tu lado porque lo que quieres conseguir lo quieres desde el corazón y con las mejores intenciones.

Hay una persona, dentro de este grupo de gente, que me inspira y me hace querer ser mejor persona, que destaca un poquito más. Despierta en mí gran admiración, le deseo todo lo mejor y es la que me ayuda, sin saberlo, a entender el mensaje de Coelho en “El Alquimista”. Sabiendo esto, tu ves a esta personita por la calle, y no dirías que tiene esa fuerza, no te creerías la capacidad de devolverte las ganas de luchar y de vivir que tiene. Es menudita, muy sonriente y nerviosa a la hora de hablar. Inteligente como ella sola y amable, humilde, positiva y fuerte. Este último año, he tenido la oportunidad de ver cómo ha superado, con creces, retos físicos que ni ella misma se creía que podría llegar a conseguir, pero gracias a los cuales ha reforzado su éxito de manera que se propone nuevos retos que, oye, ¡parecen pan comido! He visto cómo ha ido descubriendo nuevos mundos en los que se ha podido amoldar desde el primer día a la perfección.

¿Cómo lo hace? Me pregunto yo a cada cosa nueva que me cuenta. ¿Cómo tiene esa capacidad de conocer gente, hacer amigos y disfrutar tanto? Muchas veces, mi trabajo personal consiste en ser un poquito más como ella y olvidarme de esa parte de mí, que está escondida pero su presencia es ineludible, que me hace ser algo que no quiero ser.

No todo va a ser filosofear... Algunas de mis  mejores sonrisas, son todas tuyas!!!

No todo va a ser filosofear… Algunas de mis mejores sonrisas, son todas tuyas!!!

Tuvo un momento de indecisión, de no saber qué hacer, y cómo lo solucionó es algo que, a día de hoy y considerándome parte de esa solución, no puedo creerme, pero que lo aplaudo de pie y bailando. Su solución no fue una, sino dos, que además están relacionadas de manera que una va a aportarle mucho a la otra. Por una parte, ha emprendido una empresa cuyo mensaje posiblemente llegue a todo el que la descubra. Ha creado ella solita LeanSelf Coaching, que más que decir sobre la empresa, prefiero que el lector la conozca. Por otra parte, se va. Se pira. Pilla su mochila y el día 1 de Junio se va a Asia. A aprender, a conocer, a soñar, a reflexionar, meditar, en fin, a vivir su Historia Personal.

Con todo lo chiquitita que pareces, eres muy, demasiado, grande.

Irene, así se llama la persona en la que veo reflejada cada palabra de “El Alquimista” y a la que le deseo toda la suerte del mundo. Aunque, como he citado al principio, cuando deseas algo como lo desea Irene y cuando persigues tu Historia Personal como la persigue Irene, la suerte, el universo, la tierra y el Alma del Mundo se ponen totalmente de tu lado. Y, desde aquí, quiero mandarle un mensaje a mi amiga: las fuerzas misteriosas que te tienen que aparecer en tu camino, no lo van a hacer cuando estés en Asia como ya has podido comprobar, pero ya sabes que, aunque parecen malas, solo están poniendo a prueba tu fuerza y tu voluntad, no te pongas nerviosa, no tengas miedo del malo, no te preocupes porque sólo es un entrenamiento para tu gran viaje, porque con todo lo chiquitita que pareces, eres muy, demasiado, grande.

Para acabar, dejo esta cita tanto para mi amiga, que la veo totalmente reflejada y descrita en ella, como para todo el que esté un poco perdido en otro momento que no sea éste.

la vida es una fiesta