life

Respira.

Menudo ajetreo de vida llevamos. Vemos tantas personas al día, recibimos tantos estímulos audio visuales y vamos tan rápido de un sitio para otro que, al final, acaba el día, y no te acuerdas de la mitad de cosas que has hecho, visto, sentido, vivido, … Y, así, un día tras otro. Se te va la vida. Lo notas, lo sabes, pero es posible que no te hayas parado a pensar como evitarlo. Por lo que sea. Pero no has parado tu vida 10 minutos para evitar que se te vaya sin darte cuenta. No sé porqué pienso esto hoy, así, tan repentinamente. Será que hay días que me doy cuenta que estoy más cerca de los 30 de lo que me gustaría y mira chica, me da por ahí. Pero, afortunadamente, me paré hace un par de días a pensar cómo vivir más intensamente incluso las rutinas.

Menudo ajetreo de vida llevamos.

Este domingo me enseñaron a respirar. A pararme, al menos 5 veces al día, como las comidas, y respirar. Respirar te ayuda a ser consciente de lo que te rodea, de lo que tienes que hacer, pensar, te ayuda a concentrarte, a sentir más y mejor y, lo más importante, te relaja y te sitúa sobre ti misma para que no te bloquees. Eso que a muchos nos pasa pero que no sabemos identificar. El bloqueo. Ya lo comentaremos otro día.

Es curioso como respirar es lo primero que, supuestamente, aprendes al llegar a la vida. Palmadita en el culete, un buen grito y, ale, dale al H2O nena.

Es más curioso todavía, como siendo lo primero que aprendemos, miles de artistas hacen referencia alguna vez en alguna obra a la necesidad de respirar. Será porque, como dicen los yoguis, lo hacemos fatal. En realidad es como si supiéramos lo mal que lo hacemos y la necesidad que tenemos de hacerlo bien. De, cuando respiramos, sentir de verdad que lo estamos haciendo. No sé si acabo de explicarme.

Palmadita en el culete, un buen grito y, ale, dale al H2O nena. 

Hay miles de tipos de respiraciones, según la necesidad que tengas. No sabría decir cuáles son, vete a una clase de Pranayama o yoga para aprender a respirar y te las cuentan mejor que yo seguro. Solo quería transmitir hoy lo que el domingo me transmitieron a mí en 5 minutos. A mí y a unos cuantos más ojo.

Te sientas, recto, en un sitio tranquilo, cierras los ojos y la boca, dejas las manos sobre tu regazo, relajadas. Siéntate recto pero con los hombros relajados. Esto es muy importante. El mentón un poquito hacia el pecho. Ahora vamos a respirar: inspiras aire por la nariz, llenas primero el abdomen, luego las costillas y por último el pecho, de manera que los hombros se levantan un poquito; retienes un segundo o dos, y empieza la espiración (que no la expiración eh!) en el orden inverso, es decir, pecho, costillas y abdomen, donde meteremos la barriga hacia dentro para sacar el aire residual.  Yo cuento hasta 4 por cada uno, por ahora. Supongo que más adelante serán unos 8 segundos por respiración completa. Lo importante es que hagas, no sé, me lo invento porque me funciona, unas 5 – 10 respiraciones cada vez. ¿Qué te va a quitar? ¿5 minutos de tu día? Bueno, es para mejorar las otras 23:55 horas. Vale la pena, hazme caso. De los 5 procesos de respiración que te aconsejo que hagas al día, guarda uno para cuando te levantas y otro cuando te acuestas. ¡Pero no te duermas antes de acabar el proceso que nos conocemos! Y, lo más importante, olvida todo lo que te rodea y céntrate solamente en ti y en tu respiración.

El resultado es maravilloso, intenso, inspirador, relajante y excitante.

¡Y solo llevo 3 días haciéndolo!

respirar

Aquí os dejo mi última ilustración. Espero que os guste 🙂

Curvas

Paren Internet que me bajo. Bueno no, no me bajo, pero no entiendo nada. No entiendo como cada vez se viralizan más vídeos y campañas para que las mujeres se sientan contentas con su físico pese al mundo estereotipado que nos ha tocado vivir, para que no desmerezcan a otras mujeres o a sí mismas, para que los defectos del cuerpo no afecten a los que ya tenemos en la mente. Vamos, que se hacen grandes apologías a lo bonito de la belleza natural y sana y la importancia de la actitud en esta, y sigue habiendo gente que paga millonadas por ver el desfile de Victoria’s Secret.

El secreto de la Vicky es como un gran Gozilla que destruye todo lo que estamos, el resto de mortales, intentando construir. Por si no tuviéramos suficiente con ver alfombras rojas con vestidos que, yo no sé vosotras, pero yo veo lejos lejísimos de mi alcance y glamour y perfección per tot arreu, encima tenemos que mamarnos el desfile de 4 modelos con alitas que parecen ser la perfección personificada. Ah, y a las cantantes que participan en el. Mira como no han cogido a Meghan Trainor con su gran éxito eh… Han puesto a Taylor Swift y a Arianda Grande, que de un soplido las tumbas.

VS singers

Me parto con la imagen de la izquierda… Es muy genial!

La cuestión es hacer que las mujeres de a pie, las normales, las que vamos a trabajar, limpiamos el baño, ayudamos a nuestros padres, recogemos las cacas del perro, discutimos con la abuela de turno en la cola de la caja del Mercadona, cantamos en el coche y aun nos quedan fuerzas para tomar una cervecita al final de la semana, tengamos que añadir a la lista la lucha constante contra los estereotipos del palo “Angeles de la Vicky”.

Parece que estemos destinadas a no disfrutar de la tranquilidad social never ever. Cuando no estamos luchando contra el machismo, luchamos contra políticas y leyes que no nos benefician at all; cuando no tenemos que luchar contra desigualdades laborales, nos toca luchar contra nuestra propia esencia de mujer, veáse la celulitis, la piel de naranja y esas arruguitas de expresión tan oportunas desde los 25 años que no perdonan; si no nos toca luchar contra el pelo indomable, estamos luchando y aguantando dolores de regla, piropos obscenos de obreros aburridos, tacones de 10 cm para estar presentables y pervertidas miradas a nuestro escote y trasero; y cuando ganamos alguna de estas batallas, zas! “Bajan los ángeles de la Vicky” y nos la lían parda. 

Es A G O T A D O R ser mujer en esta sociedad, pero no de ahora, viene de lejos y parece que no vaya a acabar.

No estamos tan desvalorizadas como parece, básicamente porque muchas de nosotras ya somos más que conscientes de que más que nos vamos a querer nosotras mismas no nos va a querer nadie, y mucho menos la sociedad. Pero desde aquí quiero lanzar yo mi mensaje para hombres y mujeres.

a4426e71b5b7da99e64bf7b892fba17fBob Marley dijo “La curva más bonita de una mujer es su sonrisa”. Pero ¿sabéis exactamente por qué? ¿Sabéis por qué os gusta tanto el desfile de Victoria’s Secret? La sonrisa de una mujer no es más que un reflejo de su actitud, de su afán de superación y de su fortaleza. Lo mismo que en un hombre, eso es asín.

En el susodicho desfile, las modelos representan el papel de “mujer perfecta, divertidísima payasa y en bragas”. Como nos enseño Robin Thicke y ahora nos ha enseñado Beyoncé … ¿Cuántas de vosotras no os habéis puesto a bailar en bragas si ha sonado vuestra canción favorita mientras os vestíais? ¡T O D A S! Todas somos adorables así, haciendo eso con nuestras parejas o nuestras amigas o con nosotras mismas delante de un espejo. ¿O no?

Eso es lo bonito de las mujeres: Pase lo que pase, tengamos los problemas que tengamos, estemos como estemos, sacamos fuerzas de flaqueza para encontrar esa chispa que nos permite seguir regalando sonrisas. Por eso da igual el físico, por eso lo más importante es sentirse bien, ser feliz o al menos intentarlo, rodearse de personas que nos quieran por nuestra propia esencia, valorarnos unos a otros y transmitir al mundo toda la positividad que podamos. Porque todos tenemos mierda encima, todos.

Todos somos bonitos siempre que podamos mantener la sonrisa en la cara o hacer que quien no puede, la tenga un poquito. Mi mensaje no es más que dejemos ya de darle importancia a exteriores exentos de valores interiores. Más o menos.

Enjoy the life!

Enjoy the life!

(*) Ojo cuidao! No es esto una apología envidiosa de las modelos, es un toque de atención para todos, ¡para que no nos influencien tanto por el amor de un puerco!

No lo hagas

No le pongas obstáculos a alguien proactivo.

Es muy feo. Está mal. Si tu madre supiera lo que haces, se enfadaría mucho y te dejaría sin postre, como a Punky Brewster. Debería de ser el onceavo mandamiento. “No le pondrás obstáculos insulsos a alguien proactivo”.

proactivo

¿Hay que remar a la otra orilla? El proactivo remará lo que haga falta. Si pretendes ser un peso en la canoa, bájate.

Hay quien lo hace por simple envidia, hay quien lo hace porque es así de puñetero, hay quien lo hace sin darse cuenta, hay quien lo hace una vez y no lo vuelve a hacer, hay quien lo hace por retar al otro. Pero, ¿sabéis lo difícil que es buscar soluciones, crear, mantenerse con fuerzas, inventarse alternativas de donde no las hay, en fin, esquivar todos esos obstáculos? Y además, mantener la sonrisa. Señoras y señores, para un proactivo, alguien que no hace más que obstaculizar todas sus iniciativas, lo que realmente hace es minar su capacidad proactiva. Convierte al proactivo en un ser apático, perdido, sin luz. 

Cómo hacer que una persona proactiva pase a ser un ser insulso #1 Fácil, no hablando en positivo con él/lla.

Cómo hacer que una persona proactiva pase a ser un ser insulso #1
Fácil, no hablando en positivo con él/lla.

Igual que existen los amarillos de Albert Espinosa para ayudarnos a encontrar nuestro camino en un momento determinado y los Vampiros Emocionales que nos roban la energía y son tóxicos de Emilio Duró, existen, no sé, las COSAS (veáse “La Cosa” de los 4 Fantásticos) que nos impiden llevar a cabo las acciones que hemos pensado para conseguir nuestras metas y las de los otros.

la cosaPondré un ejemplo que seguro miles de las personas proactivas que van a leer esto van a entender y sentir identificación a la primera. Las Cosas de las que hablo son aquellas personas que dicen “Oye, tenemos que organizar una cena para todos los de……” y tu, toda proactiva de la vida, empiezas a buscar restaurantes, menús económicos, propones fechas, sitios para ir de copas, incluso, temática de la fiesta. Y las Cosas empiezan a rechazar todos y cada uno de los restaurantes, fechas, lugares de copas y, por supuesto y a voz en grito, hacer una fiesta temática porque queremos ir guapas. Como si vestirse de los años 50 te fuera a hacer ir más fea de lo que vas en el siglo XXI…

Otro ejemplo puede darse cuando la Cosa en cuestión te propone algo para hacer juntos/as. Y tu, como siempre, con la proactividad a flor de piel, buscas cosas para hacer y cómo hacerlas. Y la Cosa te dice que sí a todo. Pero, suddenly, a un “periodo de tiempo muy cercano a la fecha de hacer eso que habíais decidido” te empieza a poner obstáculos del tipo “Uy, igual no lo estamos haciendo bien”, a la par que parece que te está ocultando cosas. Es por la actitud. Obstáculos que aparecen entre la persona proactiva y la Cosa, por la actitud de la segunda. Eso también es uno de los modus operandi de esta especie humana.

La persona proactiva siempre va a buscar caminos alternativos para llegar a un mismo objetivo, porque pueden surgir contingencias que le hagan descartar opciones. Pero no seas tu quien cree esas contingencias, deja que sea el mismo devenir de la vida el que lo haga. Contra ese tío sí que pueden luchar tranquilamente los proactivos.

La persona proactiva siempre va a buscar caminos alternativos para llegar a un mismo objetivo, porque pueden surgir contingencias que le hagan descartar opciones. Pero no seas tu quien cree esas contingencias, deja que sea el mismo devenir de la vida el que lo haga. Contra ese tío sí que pueden luchar tranquilamente los proactivos.

Existen miles de ejemplos que me encuentro día a día. Las Cosas están por todas partes. Y lo peor, es que son las personas a las que más quieres o con las que más tiempo pasas. A veces lo que te dicen podría no ser un obstáculo para llevar a cabo tu iniciativa, pero la forma en la que lo dicen es como “Are you Fuc***** kidding me? ¡No haber abierto la veda!“. Pueden llegar a desmotivar mucho. Seriously.

Si propones a un proactivo lanzaros a la piscina, va a ser el primero que lo haga. Si vas a dejarlo en la estacada, no se lo propongas, lo perderás, no para siempre, pero sí para un tiempo.

Si propones a un proactivo lanzaros a la piscina, va a ser el primero que lo haga. Si vas a dejarlo en la estacada, no se lo propongas, lo perderás, no para siempre, pero sí para un tiempo.

No digo que nos separemos de las Cosas que inundan nuestro día a día, pero sí que hablemos seriamente con estas personas para explicar como es nuestra esencia de personas proactivas y como, quizás sin darse cuenta, la están destruyendo, o minando, para no ser tan agresivos.

Abraza a esa persona proactiva que tienes en tu vida, dile que la ayudarás y que serás constructivo/a en todo lo hagáis, y será quien más te ayudará el resto de tu vida. No dejes que tu persona proactiva se venga abajo, porque le va a costar mucho recuperarse. Porque te quiere y no quiere decepcionarte, cuando le hablas en negativo, siente que te decepciona con lo que hace y eso es muy duro.

Abraza a esa persona proactiva que tienes en tu vida, dile que la ayudarás y que serás constructivo/a en todo lo hagáis, y será quien más te ayudará el resto de tu vida. No dejes que tu persona proactiva se venga abajo, porque le va a costar mucho recuperarse. Porque te quiere y no quiere decepcionarte, cuando le hablas en negativo, siente que te decepciona con lo que hace y eso es muy duro.

Mi gran amigo Ben

Somos seres racionales y, por tanto, pensamos ¿no? Pensamos cosas buenas, malas, eficaces, útiles, surrealistas, verdades, mentiras… Pero pensamos. Afortunadamente, muchas veces esos pensamientos los escribimos, hacemos listas, apuntamos y releemos cuando nos apetece o cuando necesitamos recordarnos que una vez tuvimos ideas, buenas o malas, pero que nos valieron para algo. Otras veces, simplemente se quedan en nuestro propio limbo y quedan en el olvido, o no tan en el olvido, pero sí que pasamos de ellos. En ocasiones, incluso, esos pensamientos los llevamos a cabo. Pero, ¿y cuándo esos pensamientos que tú has tenido los ves reflejados en algo totalmente ajeno a ti?

Esto es lo que me pasó cuando el miércoles pasado fui al cine con amigos a ver la película La vida Secreta de Walter MittyNo, no te creas que te la voy a contar que no soy Mrs. Spoiler ni cosas así. Lo que te puedo decir es que Ben Stiller, que dirige y protagoniza esta superproducción, se ha encumbrado. Si bien es cierto que no se lo ha sacado de la manga (Danny Kaye ya la protagonizó y James Thurber es su autor literario) la dirección de fotografía de esta película y la manera que han tenido de colorear la historia primera te deja sin palabras, te infunde ganas de vivir, de apasionarte, de no dejarte pisotear por nada ni nadie y, además, te transporta con una magia especial a esos sitios que sueñas ver cuando das geografía en el colegio y que te provocan al monstruo verde de la envidia cuando los encuentras por la red como destinos de bloggeros viajeros o en algún tablero molón de Pinterest (alguien habrá tenido que estar allí para hacer la foto ¿no?).

ben_stiller_mitty_salta

La cuestión, es que en la película, Walter Mitty, un hombrecillo gris al que de vez en cuando se le va la olla, de repente tiene un objetivo. OBJETIVO. Este es el hilo argumental de todo lo que te estoy contando. La cuestión es que, por situaciones que no voy a dejar aquí escritas porque sino te cuento la película, Mitty se fija una meta, alentado por una responsabilidad y por su propia imaginación. Tiene un objetivo y vive la aventura de su vida. De repente todo tiene sentido y las cosas nimias del día a día dejan de ser obstáculos para dar paso a una historia apasionante, rodeada de luz, de color, de gente nueva, que le hace sentir y ser. SU VIDA.

Walter, haciéndose eco del lema de LIFE! y teniendo un objetivo, le echa la sal que le falta a la cotidianidad de sus días.

Lo que quiero decir es que hay veces que nos acojonamos ante situaciones de la vida por no saber a dónde nos llevan o qué tenemos que decidir o cómo hacerlo o dónde encaja lo que hacemos en nuestro camino. Son situaciones que no sabemos afrontar porque no vemos el horizonte en ellas, no las entendemos. En el fondo pensamos que nos pasan por algo, porque nos llevan a algún sitio, pero nos produce una gran desazón no saber dónde o para qué.

Walter_mitty

En estos casos, como Stiller nos transmite en el film, necesitamos una colleja, una señal, una responsabilidad, que nos haga abrir los ojos, coger al toro por los cuernos y analizar la situación que nos provoca el desasosiego. Una vez analizada, hay que marcarse el objetivo al que queremos llegar con ella. Es decir, si nos ha pasado o hemos empezado a estar en ella no es por nada, no es para que la primera decisión que tomemos sea “Paso, corto por lo sano y me lo quito de encima”. No. Es para que, aunque no divisemos tierra, nos la inventemos y fijemos un objetivo para cerrar el paréntesis de eso que se ha abierto y que, en principio, no sabemos manejar.

La clave es tener un objetivo para llegar al fondo de la cuestión.

Te marcas el objetivo y vas a por él. No importa el tiempo, no importa el cómo, ni importa el qué, la cuestión es que hay algo que alcanzar, algo por lo que luchar, por lo que ilusionarse, apasionarse y llegar a ser. Algo por lo que dejamos de ser nada o nadie, y empezamos a vivir un sueño, empezamos a andar un camino.

 

Walter Mitty

Te vas a esperanzar, te vas a venir abajo, vas a tener días buenos, días malos, días mejores y peores, te van a decir que no vale la pena un día y al siguiente que te admiran por ir a por ello. Nadie dice que vaya a ser un camino fácil, pero sí que puede provocar una felicidad inimaginable cuando llegas al final.

secret_of_walter
Sé como Walter Mitty, márcate un objetivo si estás en ese punto caótico que no te deja dormir, ves a por él, empápate de las experiencias que vas a vivir en el camino, disfruta, sobretodo disfruta y, cuando lo alcances, absórbelo y llénate de él, es tuyo, será la recompensa de esa lucha que has librado para conseguirlo.