marketing

A base de palos

Anoche me di cuenta de cuanto me quiere mi Calamar. No solo porque él me lo demuestra cada día y a cada hora con miles de maravillosos gestos, si no porque ayer le vi como sufría conmigo y por mí por lo que le contaba.

No es necesario narrar las cosas que me pasaron, pero sí que voy a plantearos la reflexión que hizo Calamar:

“¿Qué necesidad tiene la gente de aplastar a otros para sentir que tienen éxito? En mi campo (él es ingeniero), cuando alguno de los compañeros critica y hace cosas que nada tienen de profesional, es porque le falta todo de lo que habla para conseguir méritos propios y subir escalones. El resto de compañeros se da cuenta, los jefes se dan cuenta, y esa persona se va de la empresa. En tu mundo (el diseño) parece que cuando alguien hace esto, consigue su propósito. De hecho, me da la sensación de que quien hace este tipo de cosas, tanto en tu mundo como en el mío, es gente que no ha trabajado en la vida como toca, que no ha recibido palos ni ha ganado en humildad y saber estar y trabajar en equipo. Me da mucha pena. Lo normal sería que a esas personas que desmerecen el trabajo de otros se les echara, no se les diera más bombo”.

Yo no lo podría haber expresado mejor. Y por eso le adoro.

El caso es que hoy, mirando el TL de LinkedIn, he visto esta imagen que explica perfectamente en un relato corto y muy intenso lo que Calamar y yo hablábamos anoche.

bced8d32-6373-4a90-8c1a-0eb3667e9508-original

 

¿Qué opinión os merece a vosotros? 

Ene, O…NO

Lunes, llueve…¿Qué digo llueve? Esta cayendo el diluvio, acompañado de un viento ensordecedor… Todo gris, negro, caca. Si ya de por sí los lunes son el peor día de la semana, excepto para contados optimistas, y yo no me encuentro entre ellos, un lunes en el que no te atreves a salir de casa por si te cae un algo en la cabeza, es peor. Este tipo de lunes son esos en los que te comerías a cualquiera que se te pusiera por delante, y en los que tu pensamiento dulce y bien avenido de todos los días se convierte en un cuchillo afilado y desgarrador.

Aunque puede ser peor. Cuando estaba teniendo este pensamiento eran las 5 de la mañana mientras recogía la ropa que me olvidé anoche tendida, y no me imaginaba lo que iba a ver al despertarme, desayunar y abrir redes sociales para ponerme al día. A parte de que siguen apareciendo en mi TL fotos de Halloween (fiesta que no me gusta nada y pienso que es feo con ganas), en mi TL de Instagram he podido ver algo que, aunque me lo podía haber imaginado en algún momento, había dejado en el tintero y pensaba que no llegaría a ningún sitio.

Seguro que piensas que es una chorrada y que ¿dónde va la loca esta escribiendo sobre semejante gil******ez? Te cuento. Estuve viviendo en Ginebra (bueno vivíamos en la parte francesa de la frontera pero si había que hacer algo nos íbamos a Ginebra) y conocí a mucha gente. Unos mejores y otros peores, pero a ninguno se le dejaba de ver el plumero. Sin embargo, tuve la mala suerte de coincidir con una paisana mía que resultó ser la típica convinenciera, como se dice por estos lares. Primero se las dio de “que sola y desangelada me encuentro, que triste estoy, nadie me quiere, y tu Isa eres un soplo de aire fresco para mí, me has caído fenomenal y seguro que podemos hacer algo super molón juntas porque yo me creo modelo con estilasho y tu sabes de fotografía”. Sí, como bien te habrás dado cuenta, la susodicha quería montarse un blog de moda. Con 29 años. Ojo, que nunca es tarde si la dicha es buena. Y yo la asesoré.

Kayture, con años de experiencia como blogger.

Kayture, con años de experiencia como blogger. No deja de ser una niñata más con pasta, sponsorizada para vivir del cuento y una mera herramienta de Marketing como tantas otras como ella. Pero se ha ganado el respeto y el caché que le corresponde después de tantos años.

Su idea era que ella sería la imagen, como la blogger suiza Kayture (pues anda que no le queda… ejem), y yo le haría las fotos e iría con ella a los eventos que se pensaba que la iban a invitar empezando tan tarde y con una competencia tan descomunal. Como yo estaba medio aburrida, le dije que sí, que por qué no y que a mí me gustaría participar más activamente, no solo como fotografa (“échate un novio que te lleve a la bahía, que te diga vida mía y que te haga las fotos como toda blogger que se precie” pensé yo).

Con todo esto, y siendo las dos de Valencia, se me ocurrió que un bonito nombre para un blog de moda podría ser “The Orange Blossom”, pero ella quería que en el logo apareciera únicamente referencia a ella, cosa que me cayó como una patada en el estómago…así que hice un poco mi papel y cuando llegué a casa me desahogué y decidí que le daría largas y no participaría en semejante burla.

esther2

Y ella ha decidido, desde hace unas 12 semanas según Instagram, que puede hacerlo sola, sin asesoramiento de marketing digital, de imagen corporativa y de miles de cosas de las que ella no tiene ni idea. Y no lo digo por llamarla tonta, que tonta no es, sino porque un curso de personal shopper o imagen personal no te da nociones en ese sentido, necesitas asesoramiento. Eso es asín y los pimientos son asaós. Ha llevado con esta historia que se ha montado, la palabra EGOBLOGGER, que tanto me gusta, y su significado al extremo. Se hace sus propias fotografías de blogger, tipo selfie (SELFIES para moda!!!!! Válgame!!!!), con el móvil (CON EL MÓVIL!!!!)… no tiene un estilo definido, no crea contenido, no es interesante y su blog es, como poco, feo.

esther1

No soy yo de las que le gusta criticar sin ton ni son. No soy yo de esas personas que no valoran el esfuerzo y que no entienden que los inicios son difíciles. Soy una persona que apoya el emprendimiento 100%, que me gusta ayudar a mis amigas en todo lo que esté en mi mano (y no es poco: branding, creación de contenido, estilo, redes sociales, SEO, Marketing, prensa…), que lo hago con un gusto y lo único que pido es que “me vendan” y me respeten. Y esta crítica la hago porque esta persona se aprovechó de mi mal momento, se aprovechó de la amistad y la ayuda que le brindé y no fue capaz de contarme, en todo el tiempo que ha tenido, que lo iba a llevar a cabo por su cuenta después de que yo le dijera nombre y el estilo que le pegaba (a nivel imagen corporativa). Y eso no se hace.

Seguro que no soy la única en la blogosfera a la que le han pasado cosas así, y seguro que no soy la única que está cansada de callarse estas cosas. Por eso lo cuento, para desahogarme y para que se entienda que el trabajo de freelance en este sector está muy mal valorado, y que cuando no se valora este trabajo y a los profesionales que lo llevamos a cabo, sobre todo si lo estamos haciendo sin pedir nada a cambio para una amiga (supuesta amiga), el Karma y el acabado horrendo van a hablar por sí mismos.

He dicho.

Buenos días caris.

Algunas dudas

Por favor, responde a la encuesta cuando acabes de leer. Son 15 segundos!

He estado más que dedicada a encontrar trabajo desde que se me acabó el chollo del último en noviembre. Bueno, chollo lo que es chollo no era. Prácticas, remuneradas y tal, pero prácticas al fin y al cabo; en una empresa de renombre, sí, pero que mantiene su departamento de comunicación interna a base de becarios hasta el punto de que cada 3 meses (aunque las prácticas sean de 6) vuelven a poner la oferta en Infojobs.

La cosa, fuera a parte de desahogarme por fin, es que estoy utilizando diferentes vías para la búsqueda de un empleo que me venga bien para compaginar con mi trabajo como freelance y con el master que voy a empezar a estudiar, además de esto, que no es poco, preferiría que fuera de lo mío a jornada parcial o intensiva que de dependienta en tienda, sinceramente con toda la sinceridad de mi corazón. Estoy utilizando JobandTalent, Infojobs (of course), algunos grupos de Facebook, entrada en las empresas que me gustan para formar parte de su base de datos, algunas webs de ETT, Domestika, Behance, el modo “ser pesada en los mails info enviando mi CV sin recibir respuesta lo que incrementa todavía más mi pesadez” y Linkedin

Mira que maja :)

Mira que maja 🙂

En Linkedin hago todo lo que está en mi mano para parecer interesante: actualizar mi CV, mi foto de perfil, poner algún que otro post, utilizar el buscador que, por cierto, ahora está disponible como aplicación para móvil la mar de útil, añadir gente a mi red, normalmente explicando por qué los añado, hasta estuve pagando los 26 €uracos de Linkedin Premium para poder enviar mensajes a personas que pertenecieran al equipo directivo de ciertas empresas/agencias/contratantes para mostrar mi interés en formar parte del equipo. Dejé de pagarlo porque como no encuentro trabajo no dispongo de cash ni pa pipas, pero que cool queda eso de cash eh?

La cosa es que me surgen varias dudas respecto al funcionamiento de esta red. Y no os creáis que es solo por aquellas actualizaciones que veo en mi muro con gráficas animosas/de pensamiento budista/motivacionales un lunes por la mañana dignas de páginas de autoayuda con infinitos “me gusta” en Facebook. Va más allá de esto. Igual es que no estoy yo muy puesta en cómo exactamente se gestiona esta red social profesional (que no lo es tanto, a veces).

LinkedIn-for-business

Igual podemos tener un proyecto común, propio o contrato o lo que sea, pero si no me lo cuentas no sé de que sirve que me agregues o visites mi perfil.

La duda principal que me surge cuando veo que tengo notificaciones en “gente que ha visitado tu perfil últimamente” es: si alguien visita tu perfil ¿por qué es? ¿Le interesas? ¿Quiere ver tu foto? ¿Se dedica a visitar perfiles por palabras clave? ¿Piensa que eres la ex de algún amigo o, incluso, de su actual pareja? ¿Puro cotilleo? ¿Por ver quién era la anterior dueña de su puesto actual y sentirse mejor por ver que no trabajo desde noviembre? ¿Están buscando fails de la gente para burlarse durante un ratico de aburrimiento? De verdad que no lo sé.

Algo que todavía me intriga más es por qué, una vez visitan tu perfil, no te dicen nada como “Añádeme a tu red”, “Conozco a alguien que conoce a alguien que te conoce y me gustan los amigos de tus amigos que son mis amigos”, “Me ha gustado tu CV y creo que podemos hacer negocios juntos”, “Uau! Menudo CV no? Somos una empresa que trabaja en Marketing y Comunicación y RRPP y todo lo que sabes hacer y nos gustaría ofrecerte un puesto de trabajo“… Cualquier cosa serviría para no sentir que han visitado tu perfil y que no pareces suficientemente interesante como para agregarte a una red profesional. Es como “Ah bueno… psss” ¿no? O, lo que me gusta pensar a mi, que soy demasié.

Por último, pero no menos importante, ¿por qué cuando alguien te agrega no te indica el porqué? Sería mucho más interesante saber por qué me estás agregando, qué has visto en mi perfil que te interese o simplemente si estás en plena auto-campaña, bien de crear una red de contactos bien para mostrar que eres muy guay y trabajas como freelance y “a ver si cae la breva de que alguien quiera emprender algo conmigo”. Por lo que sea, pero molaría mucho saber qué consideras que tenemos en común o puede salir de nuestra “amistad” en Linkedin como para pedirme que te agregue.

Yo por mi parte, como no sé aún que se espera de mí cuando visitan mi perfil, a todo el que me cotillea sin luego decirme ni “hola”, le mando solicitud de agregarme sin explicar porqué me interesa que me agreguen. Ea. Y, mientras tanto, esperaré la utopía de recibir una solicitud de contacto profesional explicándome las razones para ello.

Aprovecha para hacer contactos con esta red, pero contactos de verdad, interesándote por lo que buscan u ofrecen y contándoles lo que tu buscas u ofreces.

Aprovecha para hacer contactos con esta red, pero contactos de verdad, interesándote por lo que buscan u ofrecen y contándoles lo que tu buscas u ofreces.

Solo personas.

Hola. Vamos a reflexionar todos juntos.

He visto este vídeo.

Solía estar muy de acuerdo con todo lo que tiene que ver con las mujeres en el sentido de apoyarlas, de igualdad justificada, de “nosotras lo valemos”, “parimos = decidimos” y toda la pesca esta. Pero este vídeo me ha dejado una pequeña desazón así como por dentro. ¿Una plataforma para que las mujeres amen sus cuerpos? Como diría una buena amiga: “Es precís?” A ver si me explico. Es maravilloso, y lo digo de verdad, que las mujeres que han pasado por una situación como la que se ve al final del vídeo reaccionen para apoyarse unas en otras y no caer en depresiones, bajones, no quererse porque “me tenía que pasar a mí” y muchos más sentimientos que puedo imaginarme pero que desconozco totalmente. Pero como para crear una plataforma no creo que sea el tema.

Me explico. Una plataforma para que las mujeres nos apoyemos. ¡Mujeres! ¡Que estamos rodeadas de personas que nos quieren y nos apoyan y nos cuidan! ¡Las mismas personas a las que queremos, poyamos y cuidamos! PERSONAS. Sin diferencias de sexo, edad, situación social.

Esta lucha continua de las mujeres con su cuerpo contra los cánones estéticos y sociales ya se me esta haciendo bola. Pero bola de esa del bocadillo de jamón típico de excursión que, como no te pusieran tomatito o aceite, el pan se hacia chicle y era imposible masticar. Esa bola. ¿No pensáis que cada uno es como es, que en la variedad está el gusto y que para gustos, colores? Y esta pregunta no va dirigida a las personas de a pie. Va dirigida a diseñadores/as, a empresarios/as de lo textil, a directores/as y presidentes/as de revistas de moda, a las egobloggers y, más que a ellas, a las que las leen y se dejan influenciar o las critican según el cuerpo que tengan.

Estamos en una era en la que nos pasamos la vida manifestándonos contra mil historias. Una momento de la historia en el que las mujeres tienen que seguir luchando por sus derechos, por la igualdad y todas esas cosas que, oye, a mi parecer, deberían estar intrínsecas en la sociedad. Es como que ya deberíamos nacer con este pensamiento, con el pensamiento de hombres y mujeres como personas, y no como seres pertenecientes a distintos sexos con características tan diferentes que no parecen poder convivir en la sociedad sin que uno supere a otro.

Estas cinco cosas igual también os hacen daros cuenta de que, tanto en este como en todos los temas sociales que podáis imaginar, somos los títeres de una minoría de personas influyentes de todos los sectores. La primera triste realidad me dio en los morros cuando estuve buscando atuendo para mi graduación. Andando por Valencia descubría una tienda de vestidos de fiesta nada extravagantes pero sí elegantes. Uno de ellos, un mono cortito, genial, con un estampado de pajaritos. Me probé el que había en la tienda. Mi talla es una 38-40 y este era la talla S… bueno, hice el intento. Me quedaba ajustado y pregunté por una talla más, no tenían. Averigüé la marca del jumpsuit en cuestión: Maribel Ruiz. Escribí para preguntar cómo podía conseguir una talla más. Esta fue su respuesta: “Buenos días Isabel, de este modelo solo fabricamos la talla XS y S. Siento no poderte ayudar. Saludos!!”. Solo esas dos tallas en una boutique de ropa para adultos. Ahí lo dejo.

Otra cosilla al hilo de esta fue comprarme un bikini. A parte de la 38-40, utilizo una 95C o 100B. Bien. El año pasado la marca de ropa interior de Inditex, Oysho, llegaba hasta la talla XL. Este año han decidido que las que tenemos algo más de talla que una persona de complexión delgada no nos merecemos bikinis de un precio asequible, con modelos bonitos y estilosos (igual pensáis “chica, en H&M sí que hay talla”. Sí, pero llevan como 4 años con los mismos modelos, cansa). Les escribí quejándome. Esta fue su respuesta: “A lo largo de la trayectoria de nuestra cadena hemos ido adaptando nuestra colección a las necesidades del mercado y en este momento nuestra oferta de tallas cubre un amplio abanico de tallas.De todas formas trasladaremos tu petición al departamento comercial para que valoren tu sugerencia.” Un amplio abanico de tallas se entiende por XS,S,M,L,XL. Mirad esto. Creo que no solo las chicas con curvas nos podemos sentir ofendidas.

Fíjense en las tallas que salen para seleccionar el bikini.

Fíjense en las tallas que salen para seleccionar el bikini.

Me gusta lo que dice Mindy, la actriz de la serie cómica “The Mindy Project”. Es bien. Es acorde a lo que pienso. Mira el vídeo y opina.

Mirad quien es la mujer perfecta. Señores y señoras, si la chica estuviera delgada pero mostrara esa sonrisa igual que la que consideran perfecta, a mi me parecería preciosa igual. ¡No es el físico que tengas, es la actitud! Todos somos preciosos y perfectos si somos felices y vivimos relajados y en paz con la sociedad. TODOS. Hombres y mujeres.

Lo último ha ocurrido esta misma mañana en uno de los programas tan amenos (nótese la ironía) que puedes escuchar por la radio yendo a trabajar. Por cierto, hago un inciso para pedir a las emisoras que le den a la pesta´ñita de “descubrir” de Spotify para cambiar el puñetero CD que llevan usando desde su fundación. Gracias. Sigo: estaba escuchando Anda Ya de los 40P y han abierto un debate la mar de interesante: “¿Dónde crees que deberían tener la entrada prohíbida hombres y mujeres?”. Bien ¿no? Las respuestas dadas eran cuanto menos… interesantes.

No quiero, por favor, válgame, que penséis que estoy haciendo una apología al cuerpo con curvas y tal. Para nada. La intención de lo que os digo aquí es alejarme totalmente de eso. Lo que quiero deciros es que entendáis que en cuestiones de físico, lo que cuenta es el interior, pues es lo que se transmite y que desde “los altos andamios” deberían ya de empezar a respetar la variedad física tanto de hombres como de mujeres, pues es tan amplia que, sigo sin entender por qué siguen existiendo esquemas como este:

tipos de cuerpo

Para terminar os resumo la cuestión: ¿Por qué razón en el siglo XXI las mujeres seguimos en una lucha continua por el simple hecho de ser mujeres? Está claro que los hombres también mantienen sus luchas y también realizan cambios y se preocupan por cosas que, inicialmente, son de mujeres. Pero yo me refiero a que vivimos en una lucha contra los cánones estéticos, contra la desigualdad laboral, contra los estereotipos, contra el hecho de ser mujeres y estar expuestas a una violación, contra los gobiernos que nos impiden decidir sobre nuestro cuerpo… ¿Por qué? ¿Por qué puñetera razón todas estas luchas no cesan ya de una vez y podemos vivir tranquilas? ¿Os dais cuenta de la presión a la que estamos sometidas por haber nacido mujeres? ¿Es realmente necesaria? Vivimos en un estado de tensión, intentando liberarnos de cadenas sociales continuamente. ¿Cómo vamos a ser bellas si siempre tenemos sobre nosotras estereotipos marcados por una sociedad que desde que surgimos de la costilla de Adán (jaja esto me coge la risa también, pero es otro tema) nos infravalora?

Escuchad la canción mientras me leéis y fijaos que al final del videoclip, después de toda la apología a lo fuertes que somos, sólo bailan y se paran, me gusta verlo como que no quieren seguir luchando.

Cuando una marca no da pie con bola

Mango la ha vuelto a liar. Bueno ya no sé si es la marca de ropa la que la lía tanto o es que la gente eso de que “nunca llueve a gusto de todos” lo leva muy mal.

El retoño de Isaac Antik ha lanzado su campaña primavera – verano 2014 con muy poco éxito entre las usuarias, al parecer. Hombre yo me imagino que después del rebombori (como decimos en Valencia) que se armó de la gama Violeta, ha tenido que ser harto complicado para marketing volver a agradar a todas las usuarias del mundo que utilizamos la ropa de la marca. A esas usuarias pijas, pero no tanto, chics, casuals, navys, preppys, working girls, y todo eso que suelen decir las revistas como Vogue, ELLE, Cosmopolitan, etc. de la mujer de hoy, que buscan alejarse de marcas como Stradivarious o Bershka, pero no de Zara Woman o Massimo Dutti, que esas también son supercool. Yo me imagino que estas usuarias son mujeres de todas las edades, tallas, alturas, etc. por eso no entendí muy bien el alboroto de Violeta. Si usas la talla 40 y te hacen una gama que tiene en cuenta que mujeres con la talla 40 no tienen las mismas formas o curvas que las de la 36… no entiendo por qué te enfadas. A mí, 38-40 con 1’68 de altura me viene de lujo que te crujo ¿que quieres que te diga?

mango

Estos fueron algunos de los comentarios que recibió la marca cuando empezó su promoción de Violeta. Al principio parecía que la nueva gama molaba, hasta que se dieron cuenta que empezaba en la 40 cuando la talla normal de H&M, por decir una, llega hasta la 46-48. Sin embargo, la marca Zara sólo llega a la 42 (44 en pantalones básicos) y nadie dice nada… chica no sé.

La cuestión es que en la campaña actual de MANGO no han utilizado ni a una famosa sexy y dorada (todas aparecen así en sus campañas, muy doradas, no sé porqué) ni a una modelo de Victoria Secret (que parece que son más aceptadas… pero yo no le veo barriguita a ninguna de ellas). Han contratado a una modelo, Daria W., que como todas las modelos necesita, como dice una buena amiga, tres meriendas. Pero que ni está enferma, ni creo que no se cuide. De hecho todas las súper modelos siempre andan contando cuánto chocolate comen y cuánta verdura y cuánta carne y cuantísimo deporte y yoga y pilates y running practican para mantener ese cuerpo. Que no lo digo con ironía o sarcasmo o cualquier otra figura literaria del estilo, lo digo de verdad (¡Ojo cuidao! De todo hay en la viña del Señor). Tampoco hace falta decir lo fatal que le queda la ropa a Daria ¿no? Sí que es cierto que, de las últimas campañas de MANGO, esta es en la que menos parece lucirse la ropa, pero oye, de eso no tiene culpa la chica, ¡sino los que deciden que intente lucirla ella!

Captura de pantalla 2014-04-08 a la(s) 10.33.02
Por mi parte, creo que los comentarios de la foto son muy duros. Igual que los que hicieron con Violeta. Chicas, perdonad que me repita, pero de verdad que nunca va a llover al gusto de todas. Nunca vamos a encontrar una marca de ropa que nos contente a todas con sus campañas, modelos, prescriptoras y famosas contratadas para el efecto. En los comentarios de la campaña se nota la indignación de las chicas que la comentan. No sé si serán más o menos delgadas y estupendas. En la campaña de Violeta también se notó una fuerte indignación, y llegaba un momento que tampoco se podía saber si eran más o menos delgadas.

Lo que nos contenta, y lo digo por experiencia, es ir, con dinero en la cartera, a MANGO, darte un voltio, decirle a la dependienta “no, estoy echando un vistazo”, ver la nueva colección, meterte en el probador con mil y una prendas de todas las tallas posibles para probarte, volver loca a la dependienta que le dijiste que estabas echando un vistazo, ¿qué te apaña? estupendo, ¿qué no te apaña? pues vete a otra tienda, igual no era para ti, igual te empeñas en llevar ropa que no va con tu figura (por ejemplo, en Bershka, en Primark, y muchas veces, en Stradivarious, no encuentro ropa que acople a mi figura), ¿por qué no pruebas con otra prenda, o a cambiar un poco el estilo? Oye los de ¡Qué me pongo! lo hacen en un santiamén, te dicen “eso te queda mal”, 30 días después, “esto te queda bien”. Y a todas las que lo siguen y las que lo viven les parece estupendísimo. Inténtalo tu.

Nunca va a llover a gusto de todas.

En esta campaña, en la de primavera – verano, uno de los comentarios, “no le veo ni gracia a la ropa con esta modelo” es el que más me ha llamado la atención. Chica, no sé porqué, pero me la ha llamado.  Hay que tener un poco de perspectiva mujer. Lo que es gracioso es que MANGO no acierta ni pa’tres: lanzan Violeta, mal porque nos llaman gordas a las de la talla 40 (sin embargo, en otras marcas la talla 40 parece una 36, porque no piensan en las curvas que puede tener una mujer con la talla 40); lanzan una campaña con una chica delgada (supongo que buscando esta estética tan minimalista que se lleva ahora que llega un punto que no se puede ni llamar estética) y también lo hacen mal. A mí las campañas con famosas de belleza imposible gracias a los dolares que las cubren tampoco me apañan mucho la verdad… Así que, para concluir os haré una propuesta:

¿Por qué entre todas no le planteamos al Sr. Antik una campañita como las de Dove, en la que muestre su ropa en mujeres reales?

A ver si así acierta… Aunque, no sé porqué, algo me dice que tampoco gustaría.

mango facebook

Captura de alguno de los comentarios que vi ayer en la nueva campaña de MANGO

Más difícil de derribar que el de Berlín

Me quedan 2 meses para acabar el Grado de Comunicación y RRPP por la Escuela de Negocios ESIC Valencia (product placement). He trabajado 2 años de prácticas, las correspondientes a los créditos obligatorios y el resto voluntarias. He hecho/estudiado el grado con tesón, pasión, mucha ilusión (todo acabado en “ón”), alegría por verme encaminada por fin (antes hice 4 años de Arquitectura Técnica y el CF de Fotografía Artística desde donde tuve mi primer contacto con la Publicidad y la Comunicación Audiovisual) y con una actitud por mi futuro que desborda de optimismo.

Cuando haces algo que te gusta, le ves futuro, salida, lo que sea, pero estás segura (bueno, casi) de que vas a poder vivir de ello. Estás casi (bueno, del todo) segura de que pase lo que pase ya te buscarás las cosquillas, te sacarás las castañas del fuego, ya te lo guisarás y te lo comerás, vamos, que ya te apañarás para que esos estudios para los que tanto empeño y esfuerzo has puesto te sirvan para no tener que vivir del cuento o acabar en algún trabajo similar al de Charles Chaplin en Tiempos Modernos.

Pero, en todo el proceso de formación profesional y personal referente a lo que te gusta hay algo en lo que no te paras a pensar. No eres consciente de ello hasta el último año de carrera (de grado), cuando te queda, como dice mi madre, “na y menos” para acabar y salir a los leones. Y es ahí, en medio del Coliseum del mundo laboral donde te das cuenta de que hay una barrera que tienes que superar. La más grande de todas. El muro de Berlín se queda corto a su lado. Esa barrera que desde que, buscaste con 16 años tu primer trabajo cuya máxima dificultad fuera poner cafés, te persigue. Hagas lo que hagas y te reinventes o no, ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo, la barrera del copón:

“Experiencia mínima”

MURO_DE_BERLIN

Sí, estimados futuros graduados, esta barrera es la más difícil de todas. A no ser que vayas a emprender o tengas enchufe o seas de esas personas que nacen con estrella. Para el resto de mortales, no tenemos más que buscar caminos alternativos o crear escaleras profesionales que nos ayuden a superarla para optar al trabajo de nuestros sueños.

Necesito que me expliquen por qué tanto empeño en buscar a Dumbledores, Gandalfs, neardentales o Jordis Hurtados para trabajos que necesitan realmente ideas frescas, ganas y talento recién adquirido y/o implementado. “Experiencia mínima 3 años en el sector“, “Experiencia mínima 5 años en el sector”… che! Si no me dejáis trabajar en vuestro sector sin tantos años de f*** experiencia mínima, ¿cómo se supone que voy a adquirirla?

Soy de esas personas que piensan que vale más la calidad que la cantidad, en todos los aspectos de la vida. Por más años de experiencia que tengas en un sector no creo que tengas porqué ser mucho mejor como para quitarle el puesto a alguien como los recién graduados. Con esto no quiero desacreditar el trabajo ni la vida laboral de muchos profesionales que se han quedado en apuros como los recién graduados, sino valorar a los que salimos de la carrera con una mano delante y la otra detrás pero formados para trabajar. Entiendo que en estos tiempos ninguna empresa se quiere pillar los dedos, pero sí que estaría bien que se nos escuchara y se entendiera un poco el lado estudiantil de la historia.

Nosotros, los recién graduados o graduados en apuros, como queráis llamarnos, salimos de la carrera (grado) con ideas frescas, conocimientos en diferentes ámbitos, experiencia en la empresa más grande de nuestra vida gracias a la que hemos podido hacer trabajos sin límites, todavía no conocemos la frustración en su máximo esplendor, somos alegres, pervertidos en nuestros pensamientos, estamos excitados con la idea de trabajar, nuestra motivación roza los límites del frikismo, hemos visto, escuchado, vivido y acudido a todo tipo de conferencias, ponencias, mesas redondas (que no camas…), concursos, briefings… tenemos ansias de conocimiento, ambición sin barreras, somos maleables, competentes y activos, nos han enseñado a ser puntuales, responsables, educados, a luchar por lo que queremos.

En fin, con todo lo que puede aportar una recién graduada a tu empresa, ¿de verdad necesitas una experiencia mínima de 5 años que demuestre su valía?

Como no he sido la primera en reivindicarme sobre el tema, os dejo un cortometrajes sobre el asunto, a ver qué pensáis. No son sobre recién graduados, pero es que el mundo está así.


Y estos para completar.


Joróbate Flanders.