mujeres

No es una broma

“El 8 de marzo conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha en la que se celebran los logros alcanzados en la lucha por la igualdad de la mujer, tanto a nivel político, como económico y social. Es también un día reivindicativo en el que se recuerdan los hitos alcanzados y los retos pendientes: desde conseguir la igualdad salarial a erradicar la violencia contra la mujer, pasando por derribar los obstáculos de muchas niñas para acceder a la escuela o incrementar la presencia femenina en órganos políticos, legislativos y directivos.” [texto]

Día de la Mujer

Propuesta de Cartel para el concurso de la GVA por el día 8 de Marzo. Isabel Mora

La Igualdad no es una broma. La represión de la mujer y su lucha por ser libre y gozar de los mismos beneficios sociales que los hombres. No es una broma. Tener un día en el calendario que recuerde lo que las mujeres hemos conseguido a lo largo de la historia. No es una broma.

No es motivo de debate, si no es que ese debate es a favor de conseguir los mismos beneficios de los que disfruta quien tiene barba. Y su respeto hacia nosotras. Seguimos viviendo en una sociedad machista que culpa a una chicas de su muerte por viajar “solas”, cuando iban juntas.

MAL

La lucha por los derechos de las mujeres no ha acabado en el siglo XXI y no tiene pinta de que acabe. Y no estamos solas, hay muchos hombres que nos entienden, nos respetan y son los que tienen que enseñar a otros hombres a tratarnos como iguales.

Por eso, y mucho más, el 8 de Marzo es un día marcado en el calendario.

‪#‎diadelamujer‬ ‪#‎heforshe‬ ‪#‎8demarzo‬

Solo personas.

Hola. Vamos a reflexionar todos juntos.

He visto este vídeo.

Solía estar muy de acuerdo con todo lo que tiene que ver con las mujeres en el sentido de apoyarlas, de igualdad justificada, de “nosotras lo valemos”, “parimos = decidimos” y toda la pesca esta. Pero este vídeo me ha dejado una pequeña desazón así como por dentro. ¿Una plataforma para que las mujeres amen sus cuerpos? Como diría una buena amiga: “Es precís?” A ver si me explico. Es maravilloso, y lo digo de verdad, que las mujeres que han pasado por una situación como la que se ve al final del vídeo reaccionen para apoyarse unas en otras y no caer en depresiones, bajones, no quererse porque “me tenía que pasar a mí” y muchos más sentimientos que puedo imaginarme pero que desconozco totalmente. Pero como para crear una plataforma no creo que sea el tema.

Me explico. Una plataforma para que las mujeres nos apoyemos. ¡Mujeres! ¡Que estamos rodeadas de personas que nos quieren y nos apoyan y nos cuidan! ¡Las mismas personas a las que queremos, poyamos y cuidamos! PERSONAS. Sin diferencias de sexo, edad, situación social.

Esta lucha continua de las mujeres con su cuerpo contra los cánones estéticos y sociales ya se me esta haciendo bola. Pero bola de esa del bocadillo de jamón típico de excursión que, como no te pusieran tomatito o aceite, el pan se hacia chicle y era imposible masticar. Esa bola. ¿No pensáis que cada uno es como es, que en la variedad está el gusto y que para gustos, colores? Y esta pregunta no va dirigida a las personas de a pie. Va dirigida a diseñadores/as, a empresarios/as de lo textil, a directores/as y presidentes/as de revistas de moda, a las egobloggers y, más que a ellas, a las que las leen y se dejan influenciar o las critican según el cuerpo que tengan.

Estamos en una era en la que nos pasamos la vida manifestándonos contra mil historias. Una momento de la historia en el que las mujeres tienen que seguir luchando por sus derechos, por la igualdad y todas esas cosas que, oye, a mi parecer, deberían estar intrínsecas en la sociedad. Es como que ya deberíamos nacer con este pensamiento, con el pensamiento de hombres y mujeres como personas, y no como seres pertenecientes a distintos sexos con características tan diferentes que no parecen poder convivir en la sociedad sin que uno supere a otro.

Estas cinco cosas igual también os hacen daros cuenta de que, tanto en este como en todos los temas sociales que podáis imaginar, somos los títeres de una minoría de personas influyentes de todos los sectores. La primera triste realidad me dio en los morros cuando estuve buscando atuendo para mi graduación. Andando por Valencia descubría una tienda de vestidos de fiesta nada extravagantes pero sí elegantes. Uno de ellos, un mono cortito, genial, con un estampado de pajaritos. Me probé el que había en la tienda. Mi talla es una 38-40 y este era la talla S… bueno, hice el intento. Me quedaba ajustado y pregunté por una talla más, no tenían. Averigüé la marca del jumpsuit en cuestión: Maribel Ruiz. Escribí para preguntar cómo podía conseguir una talla más. Esta fue su respuesta: “Buenos días Isabel, de este modelo solo fabricamos la talla XS y S. Siento no poderte ayudar. Saludos!!”. Solo esas dos tallas en una boutique de ropa para adultos. Ahí lo dejo.

Otra cosilla al hilo de esta fue comprarme un bikini. A parte de la 38-40, utilizo una 95C o 100B. Bien. El año pasado la marca de ropa interior de Inditex, Oysho, llegaba hasta la talla XL. Este año han decidido que las que tenemos algo más de talla que una persona de complexión delgada no nos merecemos bikinis de un precio asequible, con modelos bonitos y estilosos (igual pensáis “chica, en H&M sí que hay talla”. Sí, pero llevan como 4 años con los mismos modelos, cansa). Les escribí quejándome. Esta fue su respuesta: “A lo largo de la trayectoria de nuestra cadena hemos ido adaptando nuestra colección a las necesidades del mercado y en este momento nuestra oferta de tallas cubre un amplio abanico de tallas.De todas formas trasladaremos tu petición al departamento comercial para que valoren tu sugerencia.” Un amplio abanico de tallas se entiende por XS,S,M,L,XL. Mirad esto. Creo que no solo las chicas con curvas nos podemos sentir ofendidas.

Fíjense en las tallas que salen para seleccionar el bikini.

Fíjense en las tallas que salen para seleccionar el bikini.

Me gusta lo que dice Mindy, la actriz de la serie cómica “The Mindy Project”. Es bien. Es acorde a lo que pienso. Mira el vídeo y opina.

Mirad quien es la mujer perfecta. Señores y señoras, si la chica estuviera delgada pero mostrara esa sonrisa igual que la que consideran perfecta, a mi me parecería preciosa igual. ¡No es el físico que tengas, es la actitud! Todos somos preciosos y perfectos si somos felices y vivimos relajados y en paz con la sociedad. TODOS. Hombres y mujeres.

Lo último ha ocurrido esta misma mañana en uno de los programas tan amenos (nótese la ironía) que puedes escuchar por la radio yendo a trabajar. Por cierto, hago un inciso para pedir a las emisoras que le den a la pesta´ñita de “descubrir” de Spotify para cambiar el puñetero CD que llevan usando desde su fundación. Gracias. Sigo: estaba escuchando Anda Ya de los 40P y han abierto un debate la mar de interesante: “¿Dónde crees que deberían tener la entrada prohíbida hombres y mujeres?”. Bien ¿no? Las respuestas dadas eran cuanto menos… interesantes.

No quiero, por favor, válgame, que penséis que estoy haciendo una apología al cuerpo con curvas y tal. Para nada. La intención de lo que os digo aquí es alejarme totalmente de eso. Lo que quiero deciros es que entendáis que en cuestiones de físico, lo que cuenta es el interior, pues es lo que se transmite y que desde “los altos andamios” deberían ya de empezar a respetar la variedad física tanto de hombres como de mujeres, pues es tan amplia que, sigo sin entender por qué siguen existiendo esquemas como este:

tipos de cuerpo

Para terminar os resumo la cuestión: ¿Por qué razón en el siglo XXI las mujeres seguimos en una lucha continua por el simple hecho de ser mujeres? Está claro que los hombres también mantienen sus luchas y también realizan cambios y se preocupan por cosas que, inicialmente, son de mujeres. Pero yo me refiero a que vivimos en una lucha contra los cánones estéticos, contra la desigualdad laboral, contra los estereotipos, contra el hecho de ser mujeres y estar expuestas a una violación, contra los gobiernos que nos impiden decidir sobre nuestro cuerpo… ¿Por qué? ¿Por qué puñetera razón todas estas luchas no cesan ya de una vez y podemos vivir tranquilas? ¿Os dais cuenta de la presión a la que estamos sometidas por haber nacido mujeres? ¿Es realmente necesaria? Vivimos en un estado de tensión, intentando liberarnos de cadenas sociales continuamente. ¿Cómo vamos a ser bellas si siempre tenemos sobre nosotras estereotipos marcados por una sociedad que desde que surgimos de la costilla de Adán (jaja esto me coge la risa también, pero es otro tema) nos infravalora?

Escuchad la canción mientras me leéis y fijaos que al final del videoclip, después de toda la apología a lo fuertes que somos, sólo bailan y se paran, me gusta verlo como que no quieren seguir luchando.

Imagina

… que no existiera la opción ctrl + z…

… que no pudieras devolver el vestido que tan mal te sienta, o la video consola que ha salido mala, o el ordenador que no funciona nada más salir de la caja; imagina que no existiera el “Si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”…

… que el que dijo Sí a los pantalones de campana, las hombreras y los cardados hubiera dicho NO…

… que cuando pegabas mal a la princesa en el cuento de Sticks o el vestido de la muñeca recortable, no hubieras podido despegarlo y ponerlo bien…

… que no se pudieran solucionar las burbujas de los libros de texto recién forrados…

… que no tuvieras las opciones de Coca-Cola vs Pepsi, McDonald’s vs Burger King, Nesquik vs Cola Cao, vino blanco vs tinto, hamburguesa vs perrito caliente, paella vs arroz al horno, playa vs montaña; que te impusieran solo una de todas estas cosas…

… que no pudieras quitar la nata de la leche recalentada…

… que tu pelo, los piercings, los tatuajes, la ropa, el calzado, los complementos… todo… no fuera tu decisión…

… que la gente con la que vas, tus amigos, tus amigas, tus ligues, tus rollos, tus amores y desamores, tus relaciones en general, no pudieras elegirlas o empezarlas y acabarlas cuando lo necesitaras o lo vieras conveniente o hiciera falta…

… que los pájaros no pudieran aterrizar una vez empiezan el vuelo, que los peces no pudieran parar de nadar nunca, que los perros estuvieran siempre dando vueltas sobre sí mismos cuando se descubren la cola por primera vez, que los gatos no pudieran dejar de perseguir ese puntito de luz, que los canguros no pudieran nunca jamás dejar de saltar cuando tocan el suelo, ….

… que ese chicle no saliera de tus vaqueros favoritos, que esa caca de pájaro no se limpiara del vestido de la comunión, que el manchurrón de chocolate no se quedara limpio de la camisa blanca, que no existiera el bicolor, oxyaction, y todos esos quitamanchas que nos hacen la vida tan fácil…

… que no existiera el fuera de juego y todos esos goles pitados fueran buenos…

… que Van Gogh pudiera recuperar su oreja, Beethoven su oído, Stevie Wonder su vista, Stephen Hawking su movilidad, o que aquella surfera a la que mordió un tiburón pudiera volver a tener su brazo…

… que no pudieras quitarte la ropa que te has puesto…

… que no pudieras borrar esa selfie fatal que te has hecho…

… todo aquello que no pudieras deshacer y que ello te produciría un pequeño, nimio, paupérrimo, desasosiego. 

Vale, sí, estoy frivolizando un poco (una mijilla, na, un poquito na más) pero es lo que sentimos las mujeres por la ley del aborto.

Violación o riesgo vital. Y punto pelota.

Violación o riesgo vital. Y punto pelota.