reflexión

Martini

 

Hete aquí una ciudad cosmopolita, en la que el sol y el buen tiempo están tan presentes en el paisaje urbano como el resto de sus altos, acrisolados y metalizados edificios.

Hete aquí una ciudad llena de parques, de anchas aceras y extensas avenidas; una ciudad en la que, desde cualquier balcón o altura, el horizonte se ve azul, bañado por el mar Mediterráneo, evocando la libertad que ansían todos aquellos que trabajan en las grandes torres empresariales. Una ciudad en la que, afortunadamente, la industrialización no ha mermado el encanto de su abrumadora historia.

Y aquí, en este entorno, en este paisaje occidental, urbano y contemporáneo, está ella. En su ático decorado al más puro estilo noruego, de blancas paredes, techos altísimos y grandes ventanales, coronado con una gran terraza repleta de plantas aromáticas y ficus de todas las clases.

Ella llega a casa, animada pese al duro día de trabajo, de reuniones, de clientes, de la siempre puntual llamada de su madre al medio día… Se trata de una chica normal, del montón, pero destaca su suavidad al andar, su actitud despreocupada y su eterna sonrisa.

Directora de una nueva revista que triunfa entre las mujeres de la ciudad con un nuevo enfoque contenido para féminas. De estatura media, complexión normal, melena abundante y natural, viste desenfadada, con tejidos suaves y colores lisos. Tiene una tez radiante, que transmite la tranquilidad de una mujer madura, que ha conseguido sus objetivos pero que tiene todavía un plan por cumplir. Le encanta salir con sus amigas, viajar, los afterworks en lunes, los paseos por la playa, ir en la moto de su chico, pero hoy… hoy está en su terraza, con su último libro, preparándose para relajarse y disfrutar de su vermú con el atardecer de fondo, unas palomitas, el confortable sillón y su fiel amigo, Nelson, a sus pies.

339172aa12d495d3b8550a3e82f5894c

 

Te ha parecido estar leyendo lo que podría ser el inicio de un spin off de “Sex and the City”.

Ya….

Pues no. 

f5a30e779b7d636d6fb7cc71884f3962

Este texto es una redacción que escribí esta semana, en cuestión de 10 minutos, como mucho, durante un ejercicio de personificación de una marca en el módulo de Dirección de Arte en Publicidad, del MAG. Un par de compañeros dijeron lo mismo que habrás pensado tu: “Parece un poco Sexo en Nueva York”. 

Pues no, rey.

991e24e973615da256cde1d144080afb

Resulta que esta personificación es de una chica que se ha esforzado por conseguir sus objetivos, gracias a los cuales tiene un sueldo con el que puede permitirse un ático con su pareja y su perro de agua para disfrutar del relax de un duro día de trabajo sacando adelante una empresa relacionada con la comunicación. Una chica bien, del montón, con su encanto y ese je ne se quoi de las mujeres que viven su vida en acorde con sus propias decisiones, lo que las hace ser felices y tener una sonrisa la mar de característica y encantadora, irradiar felicidad y transmitir la calma de una persona que se siente a gusto consigo misma y con su vida.

Voy a responder a vuestros pensamientos, juicios, dudas, ignorancias:

HAY MILES DE MUJERES QUE CUMPLEN ESTAS Y OTRAS CARACTERÍSTICAS, QUE SON INDEPENDIENTES, TOMAN SUS PROPIAS DECISIONES SIN DAR EXPLICACIONES, SE SIENTEN A GUSTO CON LA VIDA, SON INTELIGENTES, EXITOSAS Y CUMPLEN SUS PROPIAS METAS.

f6ae5e96ca86abba42474c427dee3536

¿Os he descubierto algo nuevo? Yo diría que no.

El tema está en el hecho de “Sex and the City” fue la primera serie en la que las mujeres tomaban las riendas de su vida, jugaban con los hombres, vivían solas en apartamentos con todos los caprichos que muchas hemos querido alguna vez, desayunaban los sábados por la mañana saliera el sol por donde saliera, viajaban, vivían muchas aventuras, su vida no era rutina y aburrimiento, sino días de fiestas de lujo, museos, bailes y paseos por mercadillos y, todo esto y mucho más se reflejaba en la pequeña pantalla creando en el imaginario colectivo 4 únicos estereotipos de mujer independiente. Samantha, Carrie, Charlotte y Miranda, la promiscua, la bohemia, la remilgada y la seria, parece que son los únicos tipos de mujeres que nos vienen a la cabeza cuando una chica nos dice “tengo 30 años y soy soltera”.

Como decía una sabia:

ABRE TU MENTE Y DESCUBRIRÁS

LO QUE DISFRUTA LA GENTE DE LA VIDA.

 

 

2172744f8395ee3610e58ae493da7a4a

*Inciso; Personalmente, creo que esta es la esencia en sí de todas las mujeres. Instintivamente buscamos ser libres.

 

Reflexión del día

Hoy me ha surgido una duda existencial… ¿tenemos que callarnos todo lo que pensamos para agradar a todo el mundo y “autoanularnos“? ¿O, por el contrario, tenemos derecho a decir lo que pensamos, con más o menos asertividad, a costa de que suba el pan cada vez que abrimos la boca?

También queda la posibilidad de aprender a decir las cosas de la manera más asertiva posible, pese a que otros a ti te las sueltan como les viene y al final acaba carcomiéndote el pensamiento de “para qué hago yo el esfuerzo si conmigo no lo van a hacer?”. Esta posibilidad es otra que autoanula a la persona que la lleva a cabo creo yo.

Por mi parte, estoy harta de que me juzguen de mojigata porque relativizo problemas, intento no meterme si no es suficientemente importante, por lo que no abro la boca con intención de pasar desapercibida y que, en el momento que digo lo que pienso sobre cualquier tema, automáticamente me tachen de prepotente, mandona, manipuladora, asocial y “si es que las más calladitas son las peores“.

Ayer, un aclamado profesional del marketing, Pepe Crespo, sin ir más lejos, nos transmitió, entre muchas más enseñanzas, el consejo de que aprendiéramos a decir que no, a buscar en nuestros clientes la calidad y el valor y a alejarnos de la búsqueda del volumen y la cantidad. Todo esto aplicado al producto y a la venta claro, puro marketing. Sin embargo, ¿no os da la impresión de que las relaciones humanas tienen algo de producto en según qué momentos?

No hablo esto desde una perspectiva negativa, sino desde una perspectiva reflexiva.

FRASE DEL DIA-01

Diseño hecho por servidora, en mi línea

Incoherencias

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 11.07.42

Hartita. Hartita estoy de las incoherencias. Soy una persona a la que le encanta el orden. Mi estado de ansiedad constante (sí, ya estoy en esa fase en el que he asimilado, aceptado e, incluso, me siento orgullosa de ser una persona ansiosa. ¿Algo que objetar? Así me gusta) necesita orden, limpieza, caos en los cajones, pero una primera imagen de minimalismo y geometrías, de blancura evocadora, de, al fin y al cabo, coherencia.

Y estarás pensando: “Pues menuda incoherencia más grande cuenta esta chica, que le gusta el orden y bla bla bla pero tiene los cajones hechos un caos”. Sí, pero no se ven y, como muchas personas, mujeres y hombres, mi caos, está más que ordenado. Si no te lo crees, coge papel y lápiz, te acercas a mi casa, abres los cajones y, de lejos, te digo punto por punto lo que hay dentro. Pero bueno, estas cosillas tampoco hace falta publicarlas a los cuatro vientos (…ops…).

La cosa es que no son tanto las incoherencias relativas al orden de las cosas las que me molestan, las que perturban mi paz, las que hacen que mi cabeza de vueltas sobre el mismo tema intentando entenderlo, cuando parece harto imposible. Son las incoherencias que me transmiten ciertas personas de mi entorno y de lo que no es mi entorno. Esas pequeñas taras que tenemos todos, pero que algunos saben controlarlas menos. 

Me parece incoherente que se defiendan ciertos principios o, si me pongo fría y en modo mala malota, modas, porque al fin y al cabo son modas, pero que luego se reniegue de los mismos o, lo que es todavía peor, no se valoren como deberían, cuando los defienden o siguen los demás. Estoy siendo muy ambigua, lo sé, pero es que no es necesario mostrar el grandioso cabreo que llevo, como dice mi madre, “en lo alto”. Por lo mismo, no voy a poner ejemplos, para no herir sensibilidades.

Lo que quiero decir es que, por favor, si tenéis principios, si sois seguidores de una moda, si no sois los únicos en el planeta tierra que hacéis algo referente a esos principios y modas, si sois nuevos emprendedores o lleváis un tiempo ya en el mercado, hagáis el, para algunos, soberano esfuerzo de valorar, no sólo lo vuestro, sino lo que hacen los demás como os gustaría que los demás valoraran lo vuestro. El hecho de, interna o externamente, quitarle valor a lo que hacen vuestros amigos, competidores, colegas o amigos-competidores-colegas, no es bien. No sé como decirlo más claro. Simplemente, no es bien. Si vosotros cobráis unos servicios o unas ventas a un precio de oro porque lo valéis, y eso no lo duda nadie, los demás también tienen derecho a hacer lo mismo ¿no? No seamos egoístas que eso no es productivo, ni bueno, ni lleva a ninguna parte. 

En esta vida todo cuesta tiempo, dinero y esfuerzo y para muchos emprendedores, nos cuesta amigos, familia, tiempo, dedicación absoluta, es un sacrificio que, si bien no está pagado, muchos luchamos porque lo esté. Las nuevas empresas las estamos creando con ilusión, con ganas, con esperanza, con visión de futuro, con imagen, pensando en el consumidor, en sus necesidades, en su bienestar, en dar trabajo a gente que se estaba quedando sin él por culpa de la industrialización, en aportar valor y no sólo elementos materiales, pensamos en hacer el mundo un poquito más bonito. Y digo mundo porque este manifiesto no sólo se encuentra en las nuevas marcas y emprendedores a nivel nacional, sino que si entras en las empresas hermanas de otros países de los 5 continentes, todas comunican lo mismo.

No sé si será una moda o si, como espero que realmente pase, esto seguirá evolucionando e irá a más y se crearan muchas empresas pequeñitas que den trabajo a otras tantas empresas pequeñitas y se valorará menos las empresas grandes… en fin… que me voy por las ramas…

Acabo ya con esta reflexión de hoy con un pequeño resumen de “El arte de amar” de Erich Fromm:

[…] No-solo los demás, sino nosotros mismos, somos objeto de nuestros sentimientos y actitudes; las actitudes para con los demás y para con nosotros mismos, lejos de ser contradictorias, son básicamente conjuntivas.

[…] El amor genuino constituye una expresión de la productividad, y entraña cuidado, respeto, responsabilidad y conocimiento, de ello se deduce que la persona deba ser objeto del mismo amor al igual que la otra persona. […] Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo; si sólo ama a los demás, no puede amar en absoluto.[…] la persona egoísta solo se interesa por sí misma, desea todo para sí misma, no siente placer en dar, sino únicamente en tomar, no ve más que sí misma; juzga a todos según su utilidad; es básicamente incapaz de amar, sería así si el egoísmo y el auto amor fueran idénticos, pero tal suposición es precisamente la falacia que ha llevado a tantas conclusiones erróneas con respecto a nuestros problemas. El egoísmo y el amor a sí mismo, lejos de ser idénticos, son realmente opuestos.