se feliz

Martini

 

Hete aquí una ciudad cosmopolita, en la que el sol y el buen tiempo están tan presentes en el paisaje urbano como el resto de sus altos, acrisolados y metalizados edificios.

Hete aquí una ciudad llena de parques, de anchas aceras y extensas avenidas; una ciudad en la que, desde cualquier balcón o altura, el horizonte se ve azul, bañado por el mar Mediterráneo, evocando la libertad que ansían todos aquellos que trabajan en las grandes torres empresariales. Una ciudad en la que, afortunadamente, la industrialización no ha mermado el encanto de su abrumadora historia.

Y aquí, en este entorno, en este paisaje occidental, urbano y contemporáneo, está ella. En su ático decorado al más puro estilo noruego, de blancas paredes, techos altísimos y grandes ventanales, coronado con una gran terraza repleta de plantas aromáticas y ficus de todas las clases.

Ella llega a casa, animada pese al duro día de trabajo, de reuniones, de clientes, de la siempre puntual llamada de su madre al medio día… Se trata de una chica normal, del montón, pero destaca su suavidad al andar, su actitud despreocupada y su eterna sonrisa.

Directora de una nueva revista que triunfa entre las mujeres de la ciudad con un nuevo enfoque contenido para féminas. De estatura media, complexión normal, melena abundante y natural, viste desenfadada, con tejidos suaves y colores lisos. Tiene una tez radiante, que transmite la tranquilidad de una mujer madura, que ha conseguido sus objetivos pero que tiene todavía un plan por cumplir. Le encanta salir con sus amigas, viajar, los afterworks en lunes, los paseos por la playa, ir en la moto de su chico, pero hoy… hoy está en su terraza, con su último libro, preparándose para relajarse y disfrutar de su vermú con el atardecer de fondo, unas palomitas, el confortable sillón y su fiel amigo, Nelson, a sus pies.

339172aa12d495d3b8550a3e82f5894c

 

Te ha parecido estar leyendo lo que podría ser el inicio de un spin off de “Sex and the City”.

Ya….

Pues no. 

f5a30e779b7d636d6fb7cc71884f3962

Este texto es una redacción que escribí esta semana, en cuestión de 10 minutos, como mucho, durante un ejercicio de personificación de una marca en el módulo de Dirección de Arte en Publicidad, del MAG. Un par de compañeros dijeron lo mismo que habrás pensado tu: “Parece un poco Sexo en Nueva York”. 

Pues no, rey.

991e24e973615da256cde1d144080afb

Resulta que esta personificación es de una chica que se ha esforzado por conseguir sus objetivos, gracias a los cuales tiene un sueldo con el que puede permitirse un ático con su pareja y su perro de agua para disfrutar del relax de un duro día de trabajo sacando adelante una empresa relacionada con la comunicación. Una chica bien, del montón, con su encanto y ese je ne se quoi de las mujeres que viven su vida en acorde con sus propias decisiones, lo que las hace ser felices y tener una sonrisa la mar de característica y encantadora, irradiar felicidad y transmitir la calma de una persona que se siente a gusto consigo misma y con su vida.

Voy a responder a vuestros pensamientos, juicios, dudas, ignorancias:

HAY MILES DE MUJERES QUE CUMPLEN ESTAS Y OTRAS CARACTERÍSTICAS, QUE SON INDEPENDIENTES, TOMAN SUS PROPIAS DECISIONES SIN DAR EXPLICACIONES, SE SIENTEN A GUSTO CON LA VIDA, SON INTELIGENTES, EXITOSAS Y CUMPLEN SUS PROPIAS METAS.

f6ae5e96ca86abba42474c427dee3536

¿Os he descubierto algo nuevo? Yo diría que no.

El tema está en el hecho de “Sex and the City” fue la primera serie en la que las mujeres tomaban las riendas de su vida, jugaban con los hombres, vivían solas en apartamentos con todos los caprichos que muchas hemos querido alguna vez, desayunaban los sábados por la mañana saliera el sol por donde saliera, viajaban, vivían muchas aventuras, su vida no era rutina y aburrimiento, sino días de fiestas de lujo, museos, bailes y paseos por mercadillos y, todo esto y mucho más se reflejaba en la pequeña pantalla creando en el imaginario colectivo 4 únicos estereotipos de mujer independiente. Samantha, Carrie, Charlotte y Miranda, la promiscua, la bohemia, la remilgada y la seria, parece que son los únicos tipos de mujeres que nos vienen a la cabeza cuando una chica nos dice “tengo 30 años y soy soltera”.

Como decía una sabia:

ABRE TU MENTE Y DESCUBRIRÁS

LO QUE DISFRUTA LA GENTE DE LA VIDA.

 

 

2172744f8395ee3610e58ae493da7a4a

*Inciso; Personalmente, creo que esta es la esencia en sí de todas las mujeres. Instintivamente buscamos ser libres.

 

No soy perfecta

… y lo sabes.

Hablando con unas amigas el otro día me di cuenta de cuán frívolos podemos llegar a ser. No es malo, si te ayuda ser un poquito así no es malo, pero ¿no sería mejor que tu bienestar surgiera directamente de dentro de ti? Me explico.

Una de mis amigas nos contó que cuando a ella le pasa algo malo o se  mete en un embrollo piensa “esto es malo, ¿comparado con qué? Si lo comparo con el hambre en África no es terrible lo que a mi me ha pasado. Y bueno, si no me quiero ir tan lejos y lo comparo con los desahucios que están sucediéndose en España, a tus vecinos, tampoco estoy tan mal“.

No voy a juzgar a mi amiga por esto. En absoluto. Me parece que es algo que todos hemos hecho alguna vez. Lo que quiero decir es, ¿no es mejor dejar de pensar así? Primero que puedes acabar generalizando, es decir, hacer una exageración general de todo lo que te rodea, pensar que esta vida no vale la pena, y yo que sé, tirarte por la ventana. Estoy exagerando. Segundo, ¿cuándo no encuentres con qué puedes comparar lo que a ti te ha pasado para no sentirte tan mal? ¿Qué vas a hacer entonces?

amigas_friends_talking

No podemos dejar nuestro bienestar en manos de otros, ¿no creéis? Dependiendo de comparativas con gente que está peor que nosotros, de consejos de nuestras amigas a los que no les hacemos ni puñetero caso pero que nos ahorraría la caída, de detalles de nuestra pareja para hacernos sentir que estamos enamorados de verdad, de que tus padres te digan que están orgullosos de ti.

No somos perfectos, por tanto no vamos a aportarle al otro la solución perfecta que busca a sus deseos, problemas, ilusiones frustradas. Yo no lo soy, no soy perfecta, y no espero que nadie lo sea. Sin embargo, intento hacerlo lo mejor que puedo para ayudar a quien me lo pide, a quien yo creo que puedo echarle una mano, con cariño, con amor y sinceridad. Así que esto es lo único que pido, que las acciones que hagan otros para mí sean verdaderas, aunque no sean las adecuadas, si salen del corazón las voy a apreciar igual que si fueran las que dan en mi diana personal.

Es un hoy por ti mañana por mi, un toma y daca. Yo voy a intentarlo por ti, voy a dar sin esperar recibir nada, pero soy persona, tengo sentimientos del siglo XXI también, aunque intente trabajarlos y dejarlos de lado, algunas veces me alcanzan, por eso es posible que espere o quiera o necesite un poquito de ayuda si la pido. De igual manera, la voy a agradecer. Eso es así, y los pimientos son asaos. Y si le damos la vuelta, pues es razonable. Pero va a ser siempre algo positivo y solidario ¿no?

Y con esto, refuerzo mi éxito, refuerzo mi aprendizaje del último año y medio y puedo decir: me siento bien, me siento tranquila conmigo misma, empiezo a encontrar mi centro de gravedad, mi punto de equilibrio, estoy a gusto en soledad y disfruto la compañía, me quiero tal y como soy y valoro a los de mi alrededor como nunca, entiendo las circunstancias de cada uno y trabajo la empatía y la asertividad, sé que las amistades son cíclicas,  que no siempre queremos lo mismo, pero que las personas verdaderas, las que tienen que permanecer en tu vida, van y vienen y nunca cambian contigo, y si a mi me gusta así, así es como lo voy a vivir.

No soy simétrica. No soy perfecta. Me equivoco y aprendo de mis errores. Maduro. Comprendo. Lloro. Río. Y todo esto es lo que forma parte de mí. Pero también forma parte de todos. Somos mucho más parecidos de lo que nos imaginamos. Vamos a sonreírnos unos a otros y disfrutar de esta vida, que al fin y al cabo es la única que tenemos.

not_symmetric_not_perfect