trabajo

Asertiva

Me parece, como poco, muy importante que los jefes sepan como comunicarse con sus empleados, o, que si no saben, se preocupen por aprender antes de emplear un “no me gusta nada” así a pelo y sin previo aviso. Es interesante que intenten con expresiones como “lo has hecho muy bien, aunque buscaba algo más como esto otro” o, como me ha pasado a mí en el trabajo, “me gusta mucho, me encanta lo que dices y como te expresas, pero hay algunos aspectos técnicos que hay que estudiar y retocar“.

Tengo que admitir que hoy venía a trabajar con la armadura puesta y el escudo protegiéndome, enfadada y predispuesta a recibir un “no me has entendido, no me gusta nada”, porque he estado trabajando en unos contenidos casi sin información y no se me dio ninguna pauta técnica o más específica.

Sin embargo, y sin que cree precedente, tengo que aplaudir la forma que ha tenido mi jefa de comunicarme lo que pensaba de mi trabajo y que me ha motivado realmente a seguir trabajando con ilusión en el proyecto del que me han hecho responsable y aprender de mis compañeras, que no vienen con esa actitud, ni parecida

asertivo, va

De aserto.

1. adj. afirmativo.
2. adj. Psicol. Dicho de una persona: Que expresa su opinión de manera firme.
3. adj. Psicol. Propio de una persona asertiva.

No solo en el entorno laboral, la asertividad es realmente importante, debería ser una asignatura del colegio, de cuando estudiamos los primeros años de nuestra vida, en los que somos esponjitas hasta las 12 años. La asertividad es algo que conocí cuando tenía 24 años, en mi segunda carrera, y desee con todas mis fuerzas haberla conocido antes para haber podido aplicarla a muchas situaciones de mi vida de las que salí a duras penas y a veces hasta quedé mal parada.

Se trata de expresarte de manera firme, contundente, pero sin ofender. No te hace falta añadir coletillas del estilo “Es que yo soy así de sincera, y si te ofendes es tu problema, yo no te voy a engañar” o del tipo “Bueno, pero esto te lo digo sin ánimo de ofender”. No, una persona que es asertiva o que aprende a serlo no necesita añadir coletillas vacías.

Para que me entendáis mejor, os dejo esta descripción de la Wiki:

La asertividad es un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o pasen por alto nuestras ideas, por otro lado tenemos la agresividad que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás. Suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Es también una forma de expresión consciente, congruente, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia. Contar con un criterio propio dentro de la sociedad es indispensable para comunicarnos de una mejor manera.

Pues eso… No tengo mucho más que añadir, el post de hoy es solo para comunicar la importancia de saber expresarse y comunicarse sin venirse abajo o sin agresividades.

Y esta imagen simplemente me gusta.

Y esta imagen simplemente me gusta.

Ese día

No soy yo mucho de publicar en este blog las otras cosas a las que me dedico, pero hoy me he dicho “¿y por qué no?”.

Ahí voy:

He estudiado Arquitectura Técnica, Fotografía Artística, Comunicación y Relaciones Públicas a la vez que Marketing y ahora estoy en medio de un Master de Artes Gráficas que me encanta. A la vez que hago esto, estoy trabajando como freelance en el mundo del Diseño Gráfico, concretamente en la Imagen Corporativa y la Marca Personal, y como algo un poquito más secundario, la Redacción Creativa, Ilustración Digital y proyectos personales que necesitan dedicación completa y van evolucionando poco a poco.

La cosa es que dos de mis clientes como freelance han sido parejas que van a casarse, para que les ayude en el diseño de su boda. Están confiando totalmente en mi criterio y eso me encanta y se lo agradezco muchísimo. Me estoy planteando la posibilidad de hacer algún curso de Wedding Planer. ¿Y por qué no? Mhhh, esta va a ser la pregunta del año para lanzarme a nuevos retos, ¡decidido!

7

Me gustaría desde aquí, y por lo que estoy viviendo gracias a la experiencia que me han regalado estas dos guapísimas futuras novias, enumerar 10 consejitos a tener en cuenta cuando quieres que tu día no pase desapercibido, que todo tenga una coherencia y sea especial, que sea vuestro, único e incomparable.

Estoy descubriendo la cantidad de negocios que surgen a favor de las bodas y de hacer su día memorable, grupos de Facebook en el que las novias se ayudan unas a otras a conseguir lo que necesitan y en los que estos negocios se están dando a conocer, sitios en los que puedes coger ideas y alucinar con lo que hacen otras, además Pinterest se convierte en el gran amigo de las novias, compañero inspirador de quienes van a casarse.

10

Volviendo al objetivo de este post, voy a enumerar algunos consejos de creación propia que, como mujer que quiere casarse dentro de poco (Hola Miguel ❤ ) y como diseñadora gráfica que día a día tiene la suerte de observar miles de recursos audiovisuales, tendría en cuenta para su día especial:

Elige una imagen corporativa sencilla, elegante y que os caracterice a los dos y a vuestra historia.

No te vayas a los típicos muñequitos rodeados de laurel con tipografías infantiles ni a los colores pastelones Mr.Wonderful porque es tu boda y es romántica, si tu color favorito es azul marino, rojo o verde, ¡adelante! No hace falta que te dejes más de 500€ entre logotipo, invitaciones, impresiones, etiquetas, seating, welcomes, cartelitos varios, minuta…

19

No te pases con las características del tipo de decoración y temática que elijas para tu boda.

Está genial que la temática sea romántica, pero no solo las rosas son flores románticas; una temática marina puede ser ideal si estas en la costa, pero no uses miles de cuerdas marineras que pueden provocar algún contratiempo; me encanta el estilo vintage para bodas, pero cuidado a ver si consigues que tus abuelis se sientan como en sus años mozos y eso tampoco es lo que significa “dar un toque vintage”.

El vestido es importante, sí, es especial, también, quieres verte como una princesa, lo entiendo, pero solo lo vas a usar ese día y en la sesión fotográfica: ¡no te pases con el precio!

Hay miles de nuevos diseñadores que hacen verdaderas maravillas por un precio bastante razonable. Aprovecha que vas a comprarte este vestido y busca un diseño que puedas combinar con color o teñir para futuras bodas a las que tengas que acudir.

Lo del esmoquin, el chaqué, el traje blanco o decidir entre pajarita, corbata o pañuelo con diamantito a lo Sherlock Holmes (seguro que tiene un nombre técnico pero a tanto no llego) es trabajo único y exclusivo de él.

Si el vestido es romántico, bohemio, de princesa, con tul, con ahuecador, sin ellos, blanco, crema, blanco roto, rojo, fucsia, si con zapatos, sandalias o cuñas de tacón, velo, flores, tocado, recogido el pelo o mejor suelto, … y más, es una cuestión de ella. No de sus madres, suegras, hermanas, mejores amigas, colegas, primos, tíos, padres…. no.

Estas cosas son cuestiones vuestras, única y exclusivamente.

Elige a un fotógrafo que se preocupe en conoceros. 

No todas las parejas son iguales, ni mucho menos, y hay muchos fotógrafos que no se preocupan en, ya que les pagas un pastón, haceros una sesión acorde a vuestros gustos. Hay fotógrafos que tienen  un tipo de fotografía estándar y los mismos escenarios para todas las parejas.

Una de las sesiones que más me ha gustado, además del trato que recibimos, fue la de la boda de mis amigos I&C.

Ojo cuidao con las chonis decoraciones que se ven por ahí. 

El brilli brilli, la purpurina, la goma eva (que desaparezca ya!), las decoraciones pobres o raras1º para el photocall, al alpargatas para quitarse los tacones, las copas personalizadas… Y muchas más cosas que son cutres hasta la saciedad. Además, es muy fácil caer en un  estilo “cuqui“, pero mal. Sé original y elige detalles que os identifiquen, no quieras abarcar todas las modas, porque probablemente más de la mitad no vayan con vosotros.

En este grupo incluiría la tarta nupcial y semejantes. No te ralles con la tarta: que sea sencilla, que la gente elija si la quiere probar, que esté rica y, si hay mucha comida, que haya un criterio previo de si hará falta tarta. ¡Ah! Y, si la hay, asegúrate de que todos los invitados se enteran de cuando va a cortarse…

Candy, sweet, chocolate bars, smookers corner, están bien, pero en su justa medida, que luego se queda la mitad de cosas en la mesa y nos hemos dejado una millonada… Por otra parte, si llevas ramo que sea simple, bonito, elegante y con detalles que sólo son tuyos y… ¡lánzalo!

Ni tanto ni tan calvo: invitados. 

Entiendo que el día de vuestra boda queréis compartirlo con toda amigos y familia. Cuidado a la hora de invitar. La vecina del quinto que te presta sal y huevos, no es una invitada prioritaria; los primos lejanos a los que ni siquiera conoces de comentarios, no son invitados prioritarios; la gente que te cae mal pero “son de toda la vida”, no es digna de ser invitada a tu boda; tus amigos del colegio con los que no mantienes relación, no son invitados prioritarios por muy bien que te llevaras con ellos hace 15 años; los amigos del baile, de las cenas de los sábados, del coro, de las partidas del mus de los domingos y del café de por la tarde viendo la telenovela, de tus padres, no son TUS invitados.

Pensarás que estoy siendo una extremista, pero ya que te pones a pensar, ¿por qué no recapacitamos un poco?

En tu boda vas a querer que todo salga bien y vas a tener que saludar a los miles de invitados extra que están ahí “por compromiso”, perdiendo el tiempo sin poder estar con los tuyos y con los suyos, los directos, los que todos los días te hablan por Whatsapp. Es un día para disfrutar, no para luego arrepentirse de no haber podido estar con los que de verdad importan.

No le digas al otro 50% de la pareja que no puede participar o como tiene que vestirse. 

Mira, yo creo que esto se tiene que organizar entre dos, que es como la última prueba a pasar antes del sí quiero, que eso de que uno lleve la voz cantante y al otro le parezca todo bien … no.

En todas las decisiones de la boda tiene que notarse el alma de los dos principales implicados. Nada de que la suegra decida por ti, o de que tu madre te pida cosas especiales para ella, ni que opine nadie sobre las invitaciones, el local, el vestuario, y las flores de los centros de mesa.

Tu y tu pareja sois los que tenéis que buscaros la vida para que todo salga como vosotros habéis soñado e imaginado juntos. Tenéis que participar en la toma de decisiones al 50%. Chicas, que los hombres también tienen sus gustos. Chicos, no vale el “a mi todo me parece bien”.

30

 ¡Deja ya los protocolos! 

Los protocolos están bien para la realeza y la alta alcurnia. Pero para vosotros, que os casáis porque lo sentís (hay que estar muy seguro para esto), porque la vida y el destino os unen y os hacen uno, y eso queréis, de alguna manera, sellarlo, los protocolos están de más. Acepto el de “no ir vestida de blanco a excepción de la novia”.

Lo demás está de más.

¿Qué más dará que los invitados vayan con pamela, con tocado, con tacón, con bailarinas o con sandalias, con chaqué o con traje de chaqueta o con un pantalón de pinzas y una pajarita, de amarillo, negro, turquesa, naranja o gris? ¿No has invitado a la gente para pasarlo bien con ellos en este día tan especial?

¡Que vayan como quieran! Mientras lleven una buena sonrisa, ganas de pasarlo bien y sus mejores deseos para tu nueva aventura, es más que suficiente.

27Algunas cosas a tener en cuenta también son

Todos los invitados no pueden permitirse ir a una boda y dar un “buen regalo” a los novios, si están en tu boda alégrate y valora su esfuerzo.

Los detalles a los invitados no hace falta que sean caros ni exagerados, tampoco lo primero que habéis pillado, investiga un poco y seguro que encuentras algo bueno, bonito y barato.

Haz que detalles DIY con tu futuro marido o futura mujer, esos detalles que tendrán vuestra esencia totalmente y que quedan tan requetebién.

Si no tienes ni idea de por donde empezar a organizar tu boda, llama a un profesional.

 Ahorra un poquito más o no te ralles gastando una suma indecente de dinero en un traje que solo es para una ocasión y déjate aconsejar por especialistas como yo (ups… se me ha escapado) en gestión de eventos, en organización de bodas y en diseño de imagen corporativa, con un mínimo de buen gusto y estética novedosa. Si empiezas a hablar con “especialistas” y te da la impresión de que no tienen ni idea, seguid buscando.

Hay miles de wedding planners del palo, miles de floristas desfasados, miles de restaurantes anticuados y caros, miles de “miles de”…

En contraposición hay miles de Wedding Planners que están más que al día de las últimas tendencias y que, antes de dedicarse a esto han visto y vivido experiencias en otros campos en los que el buen gusto y la estética son prioritarios, miles de floristas emergentes con ideas la mar de frescas y que hacen las cosas con muchísimo mimo y elegancia, miles de masías, cortijos, caterings y alternativas muy molonas para la celebración y que salen más baratos que el típico restaurante rococó de pueblo… y más miles de “miles de” buenos.

LO MÁS IMPORTANTE

Para el gran día deja ya de preocuparte por todo y, simplemente, disfrútalo, que pase lo que tenga que pasar, lleva unas bonitas converse blancas para bailar a juego con él, un labial rojo para espabilar la cara, un par de ibuprofenos, unas moneditas para el resopón con churros o McNuggets y una sonrisa bien grande y verdadera. ¡Que es vuestro día! ¡Que viva el amor!

Hete aquí mis 10 consejitos desde la experiencia de diseñar para un par de bodas y haber sido invitada crítica de otras tantas. No creas que esto lo hago con prepotencia. Lo hago como bitácora de lo que voy aprendiendo para mejorar, para acordarme en mi propio día especial (que espero que sea pronto… Migueeeel! jajaja, pobrecico mío…) y para, en un futuro, ver la evolución profesional que yo misma tendré.

26

Triste

Ya sé que este blog al final está pareciendo más un sitio de reflexión personal que un blog de opinión o de “voy a decir algo sobre este tema sin más”. Sin embargo, no puedo evitar escribir pensamientos sobre temas que tocan mi corazoncito y que, creo, que si lo cuento y alguien me lee y consigo que piense sobre el tema, el mundo puede ser un poquito mejor, al menos el que a mi me rodea.

Hoy es un día muy triste. Hoy una persona que ha estado presente en mi infancia y adolescencia, que nos ha cuidado a mi abuela y a mi, que ha querido a mi madre y la ha ayudado a adaptarse a Valencia desde que llegó, que me ha defendido siempre y me ha dado todo el amor del mundo como si fuera su propia hija, que su hija misma me ha tratado siempre con mucho cariño … se ha ido.

Es un día muy triste porque esta pérdida no se suple con nada. Y todavía más triste es el contexto que nos rodea con respecto a ella, porque, y me da hasta vergüenza decirlo, nos distanciamos, perdimos el contacto, no sabíamos nada de ella hasta hace unos días, por tontos.

¿Por qué nos distanciamos de las personas que nos quieren? ¿Por qué nos empeñamos en conocer a tanta gente, en tener tantos compromisos y en llamar “amigos” a quiénes tenemos que ir detrás para tomar un café? Con la vida que llevamos cuesta mucho mantener contactos, tener ratitos de vida social, cuidar a quien nos quiere y pensar sobre como librarnos de quien no nos valora. Entiendo que cuesta mucho estar al día de todas las vidas de todos los que conocemos.

Muchas veces nos distanciamos de estas personas que tanto nos quieren por quien esta con ellas. Por su mujer, por su marido, por sus amigos… Pero, ¿no sería una forma de “pagar” su cariño hacia nosotros, respetar su vida y a su gente, aunque nos caigan un poquito mal? Usamos este argumento como excusa para explicar el distanciamiento, pero ¿es realmente un argumento que sirva para dejar de ver a quien nos da tanto?

Hoy es un día muy triste porque me he venido a vivir al barrio de esta persona, porque he estado tomándome una cerveza bajo de su casa hace dos semanas, porque paso por ahí al menos 3 días por semana, y si no pasará está a dos minutos, porque en todo este tiempo no me ha dado por preguntar “qué se sabe de…?” aunque estuve viendo fotos antiguas y salía en más de una y de dos y de tres… Y hoy se ha ido. Se ha ido y no he podido despedirme, ¡no he podido ni saludarla!

De aquí para allá, clientes, proyectos, amigos y no tanto, que si la perra, que si hacer esto por esta persona y aquello por la otra… Vengo al barrio y no me da por ir a saludar a nadie, llamar a su timbre y decir “Hola!! ¿Cómo estás? Vuelvo a vivir por aquí, a ver si nos tomamos algo no?”. A todas estas personas, mejores y peores, que me han visto crecer de la mano de mi abuela y de mis padres, que han visto llegar a mi hermana y lo guapa que se ha puesto, que a muchas la envidia les corroe pero otras, como quien se ha ido, se sienten orgullosas de nosotros como familia, no las he visto aún…

mamchicho

La vida no espera

Mi reflexión-petición del día es: no perdáis el tiempo con tanta gente que va a ir y venir, que no os demuestran lo que os valoran, que no os dan el cariño que merecéis y el que dais vosotros no es del todo bien recibido, o lo que es peor, demasiado bien recibido, tanto que lo exprimen. Pasad el día con vuestros padres, id de compras con vuestra hermana, aprovechad un domingo para salir con la bici, los patines o dar un paseo con vuestros mejores amigos, esos de toda la vida, esos que os demuestran siempre que estarán en las buenas y en las malas, pasad un día o dos o tres con viejos amigos viendo antiguas fotos, aprovechad el puente para descansar, decorar la casa para Navidad, el trabajo puede esperar, la vida no espera.

Ene, O…NO

Lunes, llueve…¿Qué digo llueve? Esta cayendo el diluvio, acompañado de un viento ensordecedor… Todo gris, negro, caca. Si ya de por sí los lunes son el peor día de la semana, excepto para contados optimistas, y yo no me encuentro entre ellos, un lunes en el que no te atreves a salir de casa por si te cae un algo en la cabeza, es peor. Este tipo de lunes son esos en los que te comerías a cualquiera que se te pusiera por delante, y en los que tu pensamiento dulce y bien avenido de todos los días se convierte en un cuchillo afilado y desgarrador.

Aunque puede ser peor. Cuando estaba teniendo este pensamiento eran las 5 de la mañana mientras recogía la ropa que me olvidé anoche tendida, y no me imaginaba lo que iba a ver al despertarme, desayunar y abrir redes sociales para ponerme al día. A parte de que siguen apareciendo en mi TL fotos de Halloween (fiesta que no me gusta nada y pienso que es feo con ganas), en mi TL de Instagram he podido ver algo que, aunque me lo podía haber imaginado en algún momento, había dejado en el tintero y pensaba que no llegaría a ningún sitio.

Seguro que piensas que es una chorrada y que ¿dónde va la loca esta escribiendo sobre semejante gil******ez? Te cuento. Estuve viviendo en Ginebra (bueno vivíamos en la parte francesa de la frontera pero si había que hacer algo nos íbamos a Ginebra) y conocí a mucha gente. Unos mejores y otros peores, pero a ninguno se le dejaba de ver el plumero. Sin embargo, tuve la mala suerte de coincidir con una paisana mía que resultó ser la típica convinenciera, como se dice por estos lares. Primero se las dio de “que sola y desangelada me encuentro, que triste estoy, nadie me quiere, y tu Isa eres un soplo de aire fresco para mí, me has caído fenomenal y seguro que podemos hacer algo super molón juntas porque yo me creo modelo con estilasho y tu sabes de fotografía”. Sí, como bien te habrás dado cuenta, la susodicha quería montarse un blog de moda. Con 29 años. Ojo, que nunca es tarde si la dicha es buena. Y yo la asesoré.

Kayture, con años de experiencia como blogger.

Kayture, con años de experiencia como blogger. No deja de ser una niñata más con pasta, sponsorizada para vivir del cuento y una mera herramienta de Marketing como tantas otras como ella. Pero se ha ganado el respeto y el caché que le corresponde después de tantos años.

Su idea era que ella sería la imagen, como la blogger suiza Kayture (pues anda que no le queda… ejem), y yo le haría las fotos e iría con ella a los eventos que se pensaba que la iban a invitar empezando tan tarde y con una competencia tan descomunal. Como yo estaba medio aburrida, le dije que sí, que por qué no y que a mí me gustaría participar más activamente, no solo como fotografa (“échate un novio que te lleve a la bahía, que te diga vida mía y que te haga las fotos como toda blogger que se precie” pensé yo).

Con todo esto, y siendo las dos de Valencia, se me ocurrió que un bonito nombre para un blog de moda podría ser “The Orange Blossom”, pero ella quería que en el logo apareciera únicamente referencia a ella, cosa que me cayó como una patada en el estómago…así que hice un poco mi papel y cuando llegué a casa me desahogué y decidí que le daría largas y no participaría en semejante burla.

esther2

Y ella ha decidido, desde hace unas 12 semanas según Instagram, que puede hacerlo sola, sin asesoramiento de marketing digital, de imagen corporativa y de miles de cosas de las que ella no tiene ni idea. Y no lo digo por llamarla tonta, que tonta no es, sino porque un curso de personal shopper o imagen personal no te da nociones en ese sentido, necesitas asesoramiento. Eso es asín y los pimientos son asaós. Ha llevado con esta historia que se ha montado, la palabra EGOBLOGGER, que tanto me gusta, y su significado al extremo. Se hace sus propias fotografías de blogger, tipo selfie (SELFIES para moda!!!!! Válgame!!!!), con el móvil (CON EL MÓVIL!!!!)… no tiene un estilo definido, no crea contenido, no es interesante y su blog es, como poco, feo.

esther1

No soy yo de las que le gusta criticar sin ton ni son. No soy yo de esas personas que no valoran el esfuerzo y que no entienden que los inicios son difíciles. Soy una persona que apoya el emprendimiento 100%, que me gusta ayudar a mis amigas en todo lo que esté en mi mano (y no es poco: branding, creación de contenido, estilo, redes sociales, SEO, Marketing, prensa…), que lo hago con un gusto y lo único que pido es que “me vendan” y me respeten. Y esta crítica la hago porque esta persona se aprovechó de mi mal momento, se aprovechó de la amistad y la ayuda que le brindé y no fue capaz de contarme, en todo el tiempo que ha tenido, que lo iba a llevar a cabo por su cuenta después de que yo le dijera nombre y el estilo que le pegaba (a nivel imagen corporativa). Y eso no se hace.

Seguro que no soy la única en la blogosfera a la que le han pasado cosas así, y seguro que no soy la única que está cansada de callarse estas cosas. Por eso lo cuento, para desahogarme y para que se entienda que el trabajo de freelance en este sector está muy mal valorado, y que cuando no se valora este trabajo y a los profesionales que lo llevamos a cabo, sobre todo si lo estamos haciendo sin pedir nada a cambio para una amiga (supuesta amiga), el Karma y el acabado horrendo van a hablar por sí mismos.

He dicho.

Buenos días caris.

Menos es más.

Entiendo que es difícil sensibilizarse con aquello que, de primeras, no nos entra por los ojos. Entiendo que, cuando queremos hacer, crear, diseñar cualquier cosa, nos guste un poquito complicarnos porque parece que la complicación en sí es sinónimo de trabajo y, por consiguiente, será bueno lo que hagamos. Entiendo que ir a bares de moda, escuchar vinilos y ser bisexual, es amazing. Entiendo que si tu novio te regala un pedazo de ramo de rosas y un viaje a París, te puedes creer que está mucho más enamorado de ti. Entiendo también, que llevar una chaqueta de leopardo, unas deportivas monguer (como a mí me gusta llamarlas), unos vaqueros pitillo que además sean vintage, Levi’s y les quede un palmo para llegarte al sobaco, el eyeliner negro, rojo Chanel en los labios, el pelo planchado con un rapado lateral, gafas de pasta negra último modelo de Ray-Ban, crop top, barriga plana, camisa de cuadros y felpa… Vas a ir mucho más llamativa. Entiendo que una barba de 3km, pelo largo recogido en un moñete dejao pero estudiao, vaqueros remangados para pescar ranas, vespa roja y parka verde militar, sea lo más. Entiendo que una decontrucción de huevo con bulbos ecológicos acompañados de vete tu a saber qué, es muy… muy algo. Entiendo que ser runner, emprender un proyecto/empresa, ir siempre de punta en blanco, salir todos los fines de semana, enseñar fotos de viajes espectaculares en Facebook y, además, estar estudiando un MBA, tener el último modelo de iPhone, iMac, iPod, iPad…te hace la persona más interesante del mundo porque “¿Cómo puedes llevarlo todo adelante?”.

Es muy fácil entender que todo el que nos rodea se impresione cuantas más cosas ve, siente, sabe, de nosotros. Es increíble también, y un poquito más difícil de entender, lo fácil que nos complicamos la vida a veces. La de cosas que queremos abarcar y llevar adelante. Todo lo que queremos aparentar, mostrar o dar a conocer de nosotros, y que poca falta e interés le despierta al prójimo y flaco favor le nos hace a nosotros.

Ismora

La cosa es que “quien mucho abarca, poco aprieta” y que “no se puede estar en misa y repicando” y, sobre todo, que “menos es más”.

Menos es más en el sentido de que un ramo de margaritas cualquier día de la semana o un te quiero bien avenido, nada tienen que envidiar a las rosas y a Paris. Que un diseño sencillo, con un concepto claro y eficaz, entra mejor por los ojos que complicaciones de Pantones y proporciones. Que unos vaqueros, unas Converse blancas, una camiseta blanca, un maquillaje natural, un peinado sencillo y una bonita sonrisa, no pasa de moda y siempre gusta. Que un chico normal con una mirada intensa, es más llamativo que otro que lo “tiene todo”. Que una cervecita inesperada que acaba en fiesta y vas con tus pintas de todo el día, no tiene precio. Que una tortilla de patatas de toda la vida en la playa, no se compara con ningún Ferran Adriá. Y que tener éxito en las pequeñas metas que te propongas, sin importar que sigas la moda tecnológica, deportiva y social, es mucho más valioso que esas vidas activas que tanto nos muestran algunas egobloggers que se ganan el odio de muchas de las que las hemos seguido alguna vez.

Buscamos entender el mundo que nos rodea de la forma más fácil posible, asimilarlo con lógica y vivirlo de manera que nos guste su recuerdo.

Nos hacemos mayores. No buscamos peleas. Buscamos gente con ideas. Buscamos la felicidad de la mano de la tranquilidad y la estabilidad. Buscamos, de vez en cuando, una aventura fuerte para darle puntos de inflexión a nuestra vida. Buscamos entender el mundo que nos rodea de la forma más fácil posible, asimilarlo con lógica y vivirlo de manera que nos guste su recuerdo. Como dice una buena amiga.

 

Algunas dudas

Por favor, responde a la encuesta cuando acabes de leer. Son 15 segundos!

He estado más que dedicada a encontrar trabajo desde que se me acabó el chollo del último en noviembre. Bueno, chollo lo que es chollo no era. Prácticas, remuneradas y tal, pero prácticas al fin y al cabo; en una empresa de renombre, sí, pero que mantiene su departamento de comunicación interna a base de becarios hasta el punto de que cada 3 meses (aunque las prácticas sean de 6) vuelven a poner la oferta en Infojobs.

La cosa, fuera a parte de desahogarme por fin, es que estoy utilizando diferentes vías para la búsqueda de un empleo que me venga bien para compaginar con mi trabajo como freelance y con el master que voy a empezar a estudiar, además de esto, que no es poco, preferiría que fuera de lo mío a jornada parcial o intensiva que de dependienta en tienda, sinceramente con toda la sinceridad de mi corazón. Estoy utilizando JobandTalent, Infojobs (of course), algunos grupos de Facebook, entrada en las empresas que me gustan para formar parte de su base de datos, algunas webs de ETT, Domestika, Behance, el modo “ser pesada en los mails info enviando mi CV sin recibir respuesta lo que incrementa todavía más mi pesadez” y Linkedin

Mira que maja :)

Mira que maja 🙂

En Linkedin hago todo lo que está en mi mano para parecer interesante: actualizar mi CV, mi foto de perfil, poner algún que otro post, utilizar el buscador que, por cierto, ahora está disponible como aplicación para móvil la mar de útil, añadir gente a mi red, normalmente explicando por qué los añado, hasta estuve pagando los 26 €uracos de Linkedin Premium para poder enviar mensajes a personas que pertenecieran al equipo directivo de ciertas empresas/agencias/contratantes para mostrar mi interés en formar parte del equipo. Dejé de pagarlo porque como no encuentro trabajo no dispongo de cash ni pa pipas, pero que cool queda eso de cash eh?

La cosa es que me surgen varias dudas respecto al funcionamiento de esta red. Y no os creáis que es solo por aquellas actualizaciones que veo en mi muro con gráficas animosas/de pensamiento budista/motivacionales un lunes por la mañana dignas de páginas de autoayuda con infinitos “me gusta” en Facebook. Va más allá de esto. Igual es que no estoy yo muy puesta en cómo exactamente se gestiona esta red social profesional (que no lo es tanto, a veces).

LinkedIn-for-business

Igual podemos tener un proyecto común, propio o contrato o lo que sea, pero si no me lo cuentas no sé de que sirve que me agregues o visites mi perfil.

La duda principal que me surge cuando veo que tengo notificaciones en “gente que ha visitado tu perfil últimamente” es: si alguien visita tu perfil ¿por qué es? ¿Le interesas? ¿Quiere ver tu foto? ¿Se dedica a visitar perfiles por palabras clave? ¿Piensa que eres la ex de algún amigo o, incluso, de su actual pareja? ¿Puro cotilleo? ¿Por ver quién era la anterior dueña de su puesto actual y sentirse mejor por ver que no trabajo desde noviembre? ¿Están buscando fails de la gente para burlarse durante un ratico de aburrimiento? De verdad que no lo sé.

Algo que todavía me intriga más es por qué, una vez visitan tu perfil, no te dicen nada como “Añádeme a tu red”, “Conozco a alguien que conoce a alguien que te conoce y me gustan los amigos de tus amigos que son mis amigos”, “Me ha gustado tu CV y creo que podemos hacer negocios juntos”, “Uau! Menudo CV no? Somos una empresa que trabaja en Marketing y Comunicación y RRPP y todo lo que sabes hacer y nos gustaría ofrecerte un puesto de trabajo“… Cualquier cosa serviría para no sentir que han visitado tu perfil y que no pareces suficientemente interesante como para agregarte a una red profesional. Es como “Ah bueno… psss” ¿no? O, lo que me gusta pensar a mi, que soy demasié.

Por último, pero no menos importante, ¿por qué cuando alguien te agrega no te indica el porqué? Sería mucho más interesante saber por qué me estás agregando, qué has visto en mi perfil que te interese o simplemente si estás en plena auto-campaña, bien de crear una red de contactos bien para mostrar que eres muy guay y trabajas como freelance y “a ver si cae la breva de que alguien quiera emprender algo conmigo”. Por lo que sea, pero molaría mucho saber qué consideras que tenemos en común o puede salir de nuestra “amistad” en Linkedin como para pedirme que te agregue.

Yo por mi parte, como no sé aún que se espera de mí cuando visitan mi perfil, a todo el que me cotillea sin luego decirme ni “hola”, le mando solicitud de agregarme sin explicar porqué me interesa que me agreguen. Ea. Y, mientras tanto, esperaré la utopía de recibir una solicitud de contacto profesional explicándome las razones para ello.

Aprovecha para hacer contactos con esta red, pero contactos de verdad, interesándote por lo que buscan u ofrecen y contándoles lo que tu buscas u ofreces.

Aprovecha para hacer contactos con esta red, pero contactos de verdad, interesándote por lo que buscan u ofrecen y contándoles lo que tu buscas u ofreces.