Todo pasa por algo

Muchas veces decimos cosas como “¿Por qué me tiene que pasar a mí?” “¿En serio?” “Ya no puede ir a peor” “¡Que suerte la mia!”. Y resulta que no somos conscientes de que todo lo  que nos pasa es por algo.

Puede que sea un punto de inflexión. Que después de todo eso que te ha pasado, que has negado, luego has tenido que asimilar, después has aceptado, aprendes de ello y finalmente lo guardas en tu memoria; después de todo este proceso, llega algo que cambia el rumbo de tu vida o aparece alguien nuevo que te ayuda a reencontrarte o encontrar el camino que buscas.

Vete tu a saber.

La cuestión es que todo lo que pasa en una sociedad, en una casa, en tu interior, en tu día a día, en tu entorno. Todo pasa por algo. Para bien o para mal. Pero nada es una casualidad. De todo se aprende y todo lo que te pasa te lleva a algún sitio. Eso es así.

Las casualidades no existen. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s